miércoles, 2 de octubre de 2013

Uso de los certificados de acciones en el financiamiento - I

Los certificados de acciones son generalmente usados por las compañías pequeñas y de rápido crecimiento, quienes los utilizan como "dulcificantes" para facilitar la venta de deudas o de acciones preferentes. Tales empresas se consideran frecuentemente como altamente riesgosas, y sus bonos se pueden vender únicamente cuando las empresas están dispuestas a pagar tasas de interés extremadamente altas y a aceptar cláusulas muy restrictivas en los contratos de emisión de bonos. 
Para evitar esto, las empresas tales como la Pan-Pacific ofrecen frecuentemente certificados de acciones junto con sus bonos. Sin embargo, algunas empresas fuertes también han usado certificados de acciones. En uno de los financiamientos más grandes de cualquier tipo emprendido por una empresa de negocios, AT&T obtuvo $1.57 mil millones mediante la venta de bonos con certificados de acciones. Esto marcó el primer uso de certificados de acciones realizado alguna vez poruña corporación fuerte y de gran tamaño. El obtener certificados de acciones junto con bonos capacita a los inversionistas a compartir el crecimiento de una compañía si esa empresa de hecho crece y prospera; por consiguiente, los inversionistas están dispuestos a aceptar una tasa de interés más baja sobre los bonos y cláusulas menos restrictivas en el contrato de emisión de bonos. Un bono con certificados de acciones tiene algunas características similares a las de una deuda y algunas similares a las de los instrumentos de capital contable. En un valor de naturaleza intermedia que proporciona al administrador financiero la oportunidad para ampliar la mezcla de valores de una empresa y atraer a un grupo más grande de inversionistas, bajando así el costo de capital de la empresa.
En la actualidad, virtualmente todos los certincados de acciones son desprendibles, lo cual significa que después de que se haya vendido un bono con certificados de acciones anexos, dichos certificados podrán ser desprendidos y negociados en forma separada del bono que los ampara. Además, cuando estos certificados de acciones son ejercidos, los bonos mismos (con su baja tasa de cupón) permanecerán en circulación. De tal modo, los certificados de acciones traerán consigo capital contable adicional a la vez que producirán deudas de tasas de interés muy bajas en los libros. 
El precio de ejercicio de los certificados de acciones se fija generalmente entre un 10 y un 30 por ciento por arriba del precio de mercado de las acciones en la fecha en que se emite el bono. Por ejemplo, si la acción se vende en $10, el precio de ejercicio probablemente se fijará dentro del rango de $11 a $13. Si la empresa crece verdaderamente y prospera, y si el precio de sus acciones aumenta por arriba del precio de ejercicio al cual se pueden comprar las acciones, los tenedores de" los certificados de acciones ejercerán dichos documentos, y obtendrán un monto de efectivo igual al precio de ejercicio estipulado, a cambio de la acción. Sin embargo, si no se dispone de ningún incentivo, muchos certificados de acciones nunca serán ejercidos sino hasta justo antes de su expiración. Su valor en el mercado sería mayor al valor de fórmula, o a su valor de ejercicio, y por tanto los tenedores venderían sus certificados de acciones en lugar de ejercerlos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario