jueves, 11 de diciembre de 2014

La competencia de/ trabajo extranjero barato.

El argumento más convincente en favor de la protección es que el libre comercio expone a los trabajadores de Estados Unidos a la competencia de trabajadores extranjeros muchc más baratos. Según este argumento, la única manera preservar ios elevados salarios de Estados Unidos es piv. teger a los trabajadores interiores manteniendo alejados los bienes producidos en jos países de bajos salarios o poniéndoles elevados aranceles. Una versión extrema esta afirmación es que en condiciones de libre comercio salarios de Estados Unidos convergerían con los salari extranjeros mucho más bajos. Este argumento fue o'cfe:\ do a bombo y platillo por el candidato presidencial Ross Perot durante los debates sobre el Acuerdo Norteamericano de Libre Comercio (NAf-TA) (véase la cita que encabeza este capítulo).
Este argumento es superficialmente atractivo, pero tiene un gran fallo: no tiene en cuenta el principio básico de la ventaja comparativa. La razón por la que $ps trabajadores norteamericanos ganan unos salarios más altos se halla en que son, en promedio, más productivos. Si su salario de equilibrio es tres veces el de México, es porque son, en promedio, alrededor de tres veces más productivos en la fabricación de bienes que pueden comerciarse. Ei comercio fluye de acuerdo con la ventaja comparativa y no de acuerdo con la ventaja absoluta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario