jueves, 24 de julio de 2014

El efecto-expulsión y el mercado de dinero

¿Cuál es el mecanismo del efecto-expulsión? Supongamos que el Estado inicia un proyecto de construcción de carreteras, elevando el gasto público en bienes y servicios. Según nuestro modelo del multiplicador, a corto plazo, si no varían las condiciones financieras, el PIB aumentará el doble o el triple que G. El razonamiento es el mismo si se reducen los impuestos. Pero también debemos tener en cuenta la reacción de los mercados financieros.
Como el PIB es mayor, aumenta la demanda de dinero para transacciones y es probable que lleve a endurecer la política monetaria, sobre todo si el banco central está preocupado por la inflación. La subida de los tipos de interés y el endurecimiento del crédito tenderán a ahogar algunas inversiones y otros gastos sensibles a los tipos de interés . 
Pero obsérvese que el efecto-expulsión no se produce con todos los déficit, sino sólo con los estructurales. Si el déficit aumenta como consecuencia de una recesión (déficit cíclico), no se aplica la lógica del efecto-expulsión. ¿Por qué no? Porque una recesión provoca una disminución de la demanda de dinero y reduce los tipos de interés. 
El hecho de que el efecto-expulsión no se produzca en las recesiones es un recordatorio de que no existe una relación automática entre los déficit y la inversión. Se produce un efecto-expulsión cuando, como consecuencia de las reacciones del mercado de dinero, disminuye la eficacia de la política fiscal. Un incremento del déficit estructural provocado por una reducción de los impuestos o un aumento del gasto público tiende a elevar los tipos de interés y, por lo tanto, a reducir o expulsar la inversión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario