lunes, 15 de junio de 2015

Política de dividendos (III)

Los directores de Tucson Electric advirtieron entonces a los accionistas que sus dividendos podrían ser reducidos o eliminados, y primeramente intentaron la opción menos difícil en el tercer trimestre de 1989, redujeron el dividendo de 97.5 centavos a 40 centavos por acción. Sin embargo, esto no fue suficiente y, a principios de 1990, el presidente y director ejecutivo de la empresa, el Sr Weir, se vio obligado a hacer el siguiente anuncio: "La naturaleza negativa de nuestro flujo de efectivo exige que los dividendos sean eliminados en esta ocasión. Continuaremos vigilando esto de una manera muy estrecha, pero hay pocas probabilidades de que se pueda pagar un dividendo durante varios años." También citó a la "capacidad excesiva de generación que no será totalmente necesaria para atender a nuestra carga al menudeo durante varios años como el problema principal. El crecimiento en las necesidades de electricidad resultó ser más lento  de lo que es pronosticó y los intentos por vender la capacidad excesiva habían fracasado porque la mayoría de las demás compañias de servicios públicos del sudoeste estaban experimentando el mismo problema.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario