sábado, 9 de mayo de 2015

Profecias (I)

Marx consideraba que el capitalismo conduciría inevitablemente al socialismo. En su mundo, los avances tecnológicos permiten a los capitalistas sustituir a los trabajadores por maquinaria con el fin de obtener mayores beneficios. Pero esta creciente acumulación de capital tiene dos consecuencias  contradictorias. A medida que aumenta la oferta de capital, aumenta la tasa de desempleo y bajan los salarios. Según Marx, el "ejército de reserva de desempleados" crecería y la clase obrera "se empobrecería" progresivamente, lo que para MArx significaba que se deteriorarían las condiciones de trabajo y los trabajadores estarían cada vez más alineados en sus puestos trabajo.

Al descender los beneficios y agotarse las posibilidades de inversión en el interior, las clases capitalistas dirigentes  recurrirían al imperialismo. El capital tendería a buscar mayores tasas de beneficio en otros países. Y, según esta teoría (sobre todo tal como fue ampliada más tarde por Lenin), la política exterior de las naciones imperialistas intentaría cada vez más conseguir colonias y extraer de ellas despiadadamente la plusvalía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario