viernes, 8 de mayo de 2015

El marxismo: las raíces del comunismo

El santo patrón del comunismo es, por supuesto, Karl Marx (1818-1883). El eje de su obra es un incisivo análisis de las virtudes y los defectos del capitalismo. Marx sostenía que es la fuerza de trabajo (tanto el trabajo directo como el indirecto plasmado en el equipo de capital) la que da valor a una mercancía. Por ejemplo, el valor de un automovíl que lo montan y del esfuerzo de los trabajadores que han fabricado las máquinas en las cadenas de montaje. Imputando todo el valor de la producción de trabajo. Marx confiaba en demostrar que los beneficios - la parte de la producción que es producida por los trabajadores pero recibida por los capitalistas - equivale a una "renta no ganada". Según Marx, el injusto hecho de que los capitalistas reciban una renta no ganada justifica la transferencia de la propiedad de las fábricas y demás medios de producción del capitalismo a los trabajadores.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario