viernes, 23 de enero de 2015

El capital humano.

Los países en vías de desarrollo no sólo deben hacer frente al excesivo crecimiento de su población, sino que también deben interesarse por la calidad de sus recursos humanos. Los planificadores económicos de estos países hacen hincapié en los siguientes programas específicos: 
• Controlar las enfermedades y mejorar la salud y la nutrición. La mejora de la salud de Ja población no sólo aumenta su felicidad sino también su productividad. Los hospitales y el alcantarillado son un capital social vital. 
• Me jorar la educación, reducir el analfabetismo y formar a los trabajadores. Las personas educadas se vuelven más productivas, pueden utilizar el capital más eficazmente, adoptar nuevas tecnologías y aprender de sus errores. Para aprender disciplinas avanzadas como ciencia, ingeniería, medicina y administración de empresas, los países deberán enviar a sus me jores cerebros al extranjero para conocer los avances más recientes. (Pero han de tener cuidado con \ajuga de cerebros, proceso por el que las perdonas más capacitadas se sienten atraídas por los países de elevados salarios.)
• Pero sobre todo. no subestimar la importancia de los recursos humanos. Otros factores pueden comprarse en el mercado internacional, pero la mano de obra se fabrica en el país. El papel fundamental del trabajo cualificado ha quedado demostrado una y otra vez cuando unos complejos equipos de minería, defensa o producción industrial no han podido ser reparados y han caído en desuso porque los trabajadores de los países en vías de desarrollo no habían adquirido las cualificaciones necesarias para mantenerlos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario