martes, 30 de septiembre de 2014

Las ganancias derivadas del comercio

¿Cómo afecta a las dos regiones su apertura al comercio internacional? América en su conjunto sale ganando por el hecho de que el vestido importado cueste menos que el producido en el país. Del mismo modo, Europa sale ganando si se especializa en la producción de vestido y obtiene alimentos más baratos importándolos que produciéndolos en el país. La manera más fácil de analizar las ganancias derivadas del comercio es calcular la influencia de éste en los salarios -vales de los trabajadores. Los salarios reales se miden en la anudad de bienes y servicios que puede comprar un trabajo con la retribución que percibe por una hora de trabajo A partir del Cuadro 35-1, podemos ver que después del comercio los salarios reales son mayores que antes tanto para los trabajadores de Europa como para ¡os de América Supongamos para simplificar que cada trabajador compra una unidad de vestido y una de alimentos. Antes del comercio, este conjunto de bienes de consumo cuesta 3 horas de trabajo a un trabajador americano y 7 a uno europeo

Cuando se abre el comercio y cada país se con. centra en el área en la que tiene una ventaja comparativa, mejora la situación de todo el mundo Los trabajadores de todas las regiones pueden obtener "na cantidad mayor de bienes de consumo a cambio misma cantidad de trabajo cuando la potación se especializa en las áreas en las que tiene »«a ventaja comparativa e intercambia su propia producción por bienes en los que tiene una desventaja relativa. Cuando se abren las fronteras al comercio internacional, aumenta la renta nacional de lodos y cada uno de los países que comercian.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Análisis ricardiano de la ventaja comparativa - II

Antes del comercio. Comencemos viendo qué ocurriría si no hubiera comercio internacional, debido, por ejemplo, a que fuera ilegal o a que hubiera un arancel prohibitivo. El Cuadro 35-1 muestra que el salario real del trabajador americano por 1 hora de trabajo es una unidad de alimentos o 'A, de vestido. El trabajador europeo se encuentra en una situación peor ya que. sin comercio, sólo obtiene ]/} de unidad de alimentos o l/4 de unidad de vestido por hora de trabajo. Es evidente que si hubiera competencia perfecta en cada región aislada, los precios de los alimentos y del vestido serían diferentes en los dos lugares debido a la diferencia entre sus costes de producción. En América, el vestido sería 2 veces más caro que los alimentos, ya que su producción costaría el doble de trabajo. En Europa, el vestido sólo costaría 4/3 de lo que costarían los alimentos. 
  Después del comercio. Supongamos ahora que se suprimen todos los aranceles y se permite que haya libre comercio e imaginemos, para simplificar el análisis, que no hay costes de transporte. En este caso, los bienes Huirían de la región de precios bajos a la de precios altos. De hecho, al no haber costes de transporte, deberían igualarse todos los precios en las dos regiones, lo mismo que el agua de dos vasos comunicantes acaba alcanzando un nivel intermedio común cuando se levanta la barrera ente ellos. 
Por lo tanto, los alimentos se venderían al mismo precio en todas partes y lo mismo ocurriría con el vestido. ¿Cuál es el flujo de bienes cuando se abre el comerció? El vestido es relativamente más caro en América y los alimentos en Europa. Dados estos precios relativos, al no haber ni aranceles ni costes de transporte, pronto se envían alimentos de América a Europa y vestido de Europa a América.
Al penetrar vestido europeo en el mercado americano, los fabricantes americanos de vestido observan que bajan los precios y disminuyen los beneficios, por lo que comienzan a cerrar sus fábricas. En Europa ocurre lo contra rio. 
Los agricultores europeos observan que los precios de los alimentos comienzan a bajar cuando los productos americanos entran en los mercados europeos; sufren pérdidas, algunos quiebran, y se retiran recursos de la agricultura. Una vez producidos todos los ajustes para adaptarse al comercio internacional, observamos que los precios del vestido y de los alimentos se igualan en Europa y en Ame rica. Sin una mayor información sobre las ofertas y las demandas exactas, no podemos saber en qué nivel se igualan, pero sí sabemos que los precios relativos de los alimentos y el vestido deben encontrarse entre la relación tic precios europea (que es de HA si consideramos el cociente entre el precio de los alimentos y el del vestido) y la americana (que es de f/2). Supongamos que la relación final de precios es de 2/3, por lo que se intercambian 2 unidades de vestido por 3 de alimentos. 
Para facilitar el análisis, medimos los precios en dólares americanos y suponemos que en condiciones de libre comercio el precio de los alimentos es de 2$ por unidad y el del vestido de 3$. Por otra parte, las regiones modifican sus actividades productivas; América desvía recursos del vestido e invierte en alimentos, mientras que Europa reduce su sector agrícola y expande su fabricación de vestido. En condiciones de libre comercio, los países encauzan su producción hacia las áreas en las que tienen una ventaja comparativa.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Análisis ricardiano de la ventaja comparativa - I

Ilustremos los principios fundamentales del comercio internacional examinando el caso de América y Europa hace cien años. Si el trabajo (o los recursos, en términos más generales) es en términos absolutos más productivo en América que en Europa, ¿significa eso que América no importará nada? ¿Es sensato desde el punto de vista económico que Europa «proteja» sus mercados con aranceles o contingentes? Estas preguntas fueron respondidas por primera vez por el economista inglés David Ricardo, quien en 1817 demostró que la especialización internacional beneficia a los países, y llamó al resultado ley de la ventaja comparativa. Para mayor sencillez, Ricardo sólo utilizó dos países dos bienes y decidió medir todos los costes en horas de trabajo. Nosotros haremos lo mismo, analizando los alimentos y el vestido de Europa y América El Cuadro 35-1 muestra él principio de la ventaja comparativa. 
En América se necesita I hora de trabajo para producir una unidad de alimentos, mientras que una de vestido cuesta 2 horas de trabajo, hi Europa, el coste es de 3 horas de trabajo en el caso de los alimentos y de 4 en el del vestido. Vemos que América tiene una ventaja absoluta en ambos bienes, pues puede producirlos con una eficiencia absoluta mayor que Europa. 
Sin embargo, tiene una ventaja com/Hira/iva en los alimentos, mientras que Europa tiene una ventaja comparativa en el vestido, ya que los alimentos son relativamente baratos en América y el vestido es relativamente menos caro en Europa. Curtiendo de estos hechos, Ricardo demostró que ambos países se beneficiaban del comercio si se especializaban en las áreas en las que tenían una ventaja comparativa, es decir, si América se especializaba en la producción de alimentos y Europa en la de vestido. En esta situación. América exportaría alimentos para pagar el vestido europeo y Europa exportaría vestido para pagar los alimentos americanos. 
Para analizar los efectos del comercio y las ventajas de especializarse en las áreas de ventaja comparativa, debemos medir las cantidades de alimentos y de vestido que se producirían y consumirían en cada país 1) si no hubiera comercio internacional y 2) si hubiera libre comercio y cada país se especializara en el área en la que tuviera una ventaja comparativa.

sábado, 27 de septiembre de 2014

La lógica de la ventaja comparativa

Para explicar el principio de la ventaja comparativa, comenzamos con un sencillo ejemplo de especialización de los individuos y a continuación pasamos a examinar el caso más general de especialización y ventaja comparativa de los países. Consideremos el caso del mejor abogado de la ciudad que también es el mejor mecanógrafo. ¿A qué debe dedicar el tiempo? ¿Debe redactar y mecanografiar sus propios expedientes o debe dejar el trabajo mecanográfico a su secretaria? 
Es evidente que debe concentrarse en las actividades jurídicas, en las que utiliza más eficazmente sus cualificaciones relativas o comparativas. O enfoquemos el caso desde el punto de vista de la secretaria. 
Esta es una buena mecanógrafa, pero realizar investigaciones judiciales y redactar un expediente sería trabajoso para ella, en el mejor de los casos, e imposible, en el peor. Es en términos absolutos menos eficiente que el abogado tanto en la investigación judicial como en la mecanógrafa, pero es en términos relativos o comparativos más eficiente en la mecanografía. En esta situación, lo más eficiente es que el abogado se especialice en la abogacía y la secretaria en la mecanografía. H patrón más eficiente y productivo de especialización es que los individuos o los países se especialicen en las actividades en las que sean en términos relativos o comparativos más eficientes que otros, lo cual debe suponer que algunos pueden especializarse en áreas en las que sean en términos absolutos menos eficientes que otros. Pero incluso aunque los individuos o los países sean en términos absolutos menos o más eficientes que otros, todas y cada una de las personas y de los países tendrán una clara ventaja comparativa en unos bienes y una clara desventaja comparativa en otros.

viernes, 26 de septiembre de 2014

LA VENTAJA COMPARATIVA DE LOS PAÍSES

EL PRINCIPIO DE LA VENTAJA COMPARATIVA 

Es simplemente de sentido común que los países producen y exportan bienes para los que están excepcionalmente cualificados. Pero existe un principio más profundo que subyace a todo el comercio —al que tiene luy.ar en el seno de una familia, dentro de un mismo país y entre los países y que va más allá del sentido común. Sryww el principio de la ventaja comparativa, un país puede beneficiar se del comercio incluso aunque sea, en términos absolutos, más eficiente (o menos eficiente) que otros en la producción de todos los bienes.

Sentido poco común 

Supongamos que Estados Unidos tiene un mayor nivel de producción por trabajador (o por unidad de factor) que el resto del mundo en la fabricación de computadoras y de acero. Pero supongamos que es relativamente más eficiente en la fabricación de computadoras que la de acero. Por ejemplo, su productividad es un 50 por ciento mayor que la de otros países en las computadoras y un 10 por ciento mayor en el acero. En este caso, sería beneficioso para él exportar el bien en el que es relativamente más eficiente (las computadoras) c importar el bien en el que es relativamente menos eficiente (el acero). 
Consideramos el caso de un país pobre como la India. ¿ qué esperanza puede tener la empobrecida India, cuya productividad por trabajador no es más que una fracción de la productividad de los países industrializados, de exportar textiles o trigo? Sorprendentemente, según la doctrina de la ventaja comparativa, la India puede comerciar y comerciará exportando los bienes en los que sea relativamente más eficiente (como el trigo y los textiles) e importando los bienes en los que sea relativamente menos eficiente (como las turbinas y las supercomputadoras). 
  El principio de la ventaja comparativa establece que cada país se especializará en la producción y la exportación de los bienes que puede producir con un coste relativamente bajo (en los cuales I; es relativamente más eficiente que los demás) e importará los bienes que produzca con un coste relativamente elevado (en los cuales es relativamente menos eficiente que los demás). 
Este sencillo principio constituye la base inconmovible del comercio internacional.

jueves, 25 de septiembre de 2014

LA VENTAJA COMPARATIVA Y EL PROTECCIONISMO

Filosóficamente, el [NAFTA] es maravilloso, pero desde un punto de vista realista será malo para nuestro país. Va a crear una gigantesca sangría en Estados Unidos en un momento en el que necesitamos que entre empleo, no que salga. Los salarios mexicanos subirán a 7,5$ por hora y los nuestros bajarán a 7,5$ por hora. H. Ross Perot, criticando el Acuerdo Norteamericano de Ubre Comercio (NAFTA) en 1993 

Muchos norteamericanos ven con recelo, al igual que Perot, el comercio internacional. Oyen las campañas publicitarias que dicen «compre americano». Ven a sus vecinos conducir un automóvil extranjero, mientras los trabajadores norteamericanos del automóvil no encuentran trabajo. Y leen en los periódicos que otra empresa industrial se ha trasladado a México, Malasia o Irlanda. Sin embargo, los economistas de casi todo el mundo y de todas las convicciones políticas han marchado a otro son. La economía nos enseña que el comercio internacional es beneficioso para los países. Fomenta la especialización y aumenta las posibilidades de consumo de un país. Japón vende cámaras fotográficas norteamericanas; Estados Unidos vende computadoras a Australia; Australia cierra el círculo vendiendo carbón a Japón. Especializándose en sus áreas de mayor productividad relativa, cada país puede consumir más de lo que puede producir por sí solo. Esta es la esencia sencilla, aunque escurridiza, del comercio exterior que presentamos en este capítulo.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

RESUMEN - LA OFERTA AGREGADA. EL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y LA POLÍTICA MACROECONÓMICA Part 2

B. Aumentar e\ crecimiento a largo plazo 


4. Recuérdese la máxima: «la productividad no lo es todo, pero a largo plazo lo es casi todo». La capacidad de un país para mejorar su nivel de vida con el paso del tiempo depende casi enteramente de su capacidad para mejorar las tecnologías y el capital utilizado por la población trabajadora. 

5. La tasa nacional de ahorro ha disminuido extraordinariamente en Estados Unidos durante la última década. Algunos estudios culpan en gran medida al creciente déficit fiscal del gobierno federal. 

6. La mayoría de los economistas cree que la reducción del déficit federal es la mejor manera de aumentar actualmente la tasa nacional de ahorro. Para ello es necesario reducir el nivel de consumo de pleno empleo y conseguir que la producción se encuentre en su nivel potencial con el fin de que el aumento deseado del ahorro no termine simplemente en una reducción del gasto y de la producción. El conjunto de medidas económicas de Clinton aprobado en 1993 da un paso en el camino de reducción del déficit al subir los impuestos y recortar el gasto militar. 

7. Las medidas destinadas a aumentar la inversión deben tener en cuenta el hecho de que la riqueza de un país va más allá de la inversión empresarial y comprende otros tipos de riqueza tangible e intangible, especialmente capital humano. 

8. El fomento del crecimiento económico también significa mejorar el ritmo de crecimiento de la productividad total de los factores, que mide la producción total por unidad de todos los factores. El principal papel del Estado es garantizar la existencia de libres mercados, fomentar la competencia y financiar la ciencia básica y la tecnología.

martes, 23 de septiembre de 2014

RESUMEN - LA OFERTA AGREGADA. EL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y LA POLÍTICA MACROECONÓMICA Part 1

A. La gestión del ciclo económico 
  1. Los países han de hacer dos consideraciones cuando fijan la política monetaria y fiscal: el nivel adecuado de demanda agregada y la mejor combinación de medidas monetarias y fiscales. La combinación de medidas fiscales y monetarias contribuye a determinar la composición del PIB. Una estrategia de elevada inversión exigiría un superávit presupuestario, así como una política monetaria expansiva. En la práctica, se ha adoptado una política fiscal muy suave y una política monetaria dura, receta segura para conseguir un bajo cociente entre la inversión y el PIB y un lento crecimiento de la producción potencial. 
  2. La política fiscal se ha convertido en un instrumento menos útil para la política de estabilización. Por consiguiente, para intentar estabilizar la economía. Estados Unidos recurre actualmente casi por completo a la política monetaria. En los modelos econométricos, que utilizan técnicas estadísticas para estimar la influencia de los cambios de la política monetaria en la macroeconomía, se observa en general que los cambios de la oferta monetaria afectan sobre todo a la producción a corto plazo y que conforme pasa el tiempo, cada vez es mayor la influencia en el PIB nominal que se refleja en los precios y los salarios tendenciales. 
  3. ¿Deben seguir los gobiernos unas reglas fijas o adoptar medidas discrecionales? En la respuesta intervienen tanto la economía positiva como los valores políticos. Los conservadores suelen defender las reglas y los liberales abogar por una sintonización perfecta de la política monetaria con el fin de alcanzar los objetivos económicos. Más básica es la cuestión que se refiere a la conveniencia o no de adoptar medidas activas y discrecionales para estabilizar o desestabilizar la economía. Los economistas destacan cada vez más la importancia de las políticas creíbles, ya se basen en reglas fijas o en un liderazgo sensato.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Despedida

Tras la revolución keynesíana, las democracias capitalistas creían que podía florecer y crecer rápidamente atenuando al mismo tiempo los extremos del desempleo y la inflación, la pobre/a y la riqueza, los privilegios y la privación. Muchos de estos objetivos se cumplieron cuando las economías de marcado atravesaron un período nunca visto do expansión de la producción y de crecimiento del empleo. los marxistas siempre han afirmado que el capitalismo estaba condenado a caer en una catastrófica depresión; los ecologistas han señalado preocupados que las economías de mercado va a ahogarse en sus propios humos y deshechos, y los libertarios temen que los remedios patrocinados por el Estado sean peores que la enfermedad. Pero los pesimistas han pasado por alto el espíritu de empresa al que da rienda suelta el libre mercado y que conduce a una continua corriente de mejoras tecnológicas. La despedida de John Maymud Keynes, tan oportuna hoy como en épocas pasadas, constituye una buena conclusión a nuestro estudio de la macroeconomía: 
  Es la empresa la que construye y mejora la riqueza mundial. Si la empresa esta alerta, se acumula riqueza independientemente de lo que ocurra con la frugalidad; y si está dormida, la riqueza disminuye independientemente de lo que haga la frugalidad.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Fomentar el avance tecnológico - II

Fomentar la oferta de nuevas tecnologías. Para acelerar el crecimiento económico, es necesario desplazar la frontera tecnológica aumentando la oferta de inventos y asegurarse de que hay una demanda suficiente de las tecnologías avanzadas existentes. Los gobiernos pueden fomentar la oferta de nuevas tecnologías de tres formas.
En primer lugar, pueden asegurarse de que la ciencia básica, la ingeniería y la tecnología reciben suficientes recursos. En este sentido, el líder mundial en los últimos cincuenta años ha sido Estados Unidos, donde las empresas han sufragado la investigación aplicada y el Estado ha financiado generosamente la investigación de las mejores universidades.
Especialmente destacadas han sido las impresionantes mejoras de la tecnología biomédica que se han traducido en nuevos fármacos y equipo que benefician directamente a los consumidores en su vida diaria. Actualmente, las empresas japonesas y norteamericanas están suponiendo un reto para la investigación y el desarrollo (I + D) comercial y con fines de lucro de Estados Unidos.
El Estado fomenta la investigación con fines de lucro por medio de un fuerte sistema de patentes, reglamentaciones predecibles y poco onerosas e incentivos fiscales, como la deducción fiscal por I + D.
En segundo lugar, los gobiernos pueden mejorar las tecnologías en su país fomentando la inversión de empresas extranjeras. A medida que algunos países alcanzan y (ras pasan la frontera tecnológica de Estados Unidos, también pueden contribuir cada vez más a los conocimientos do Estados Unidos estableciéndose en ese país. 
En la última década, algunos fabricantes japoneses de automóviles se han instalado en Estados Unidos y algunas planta* de pro piedad japonesa han introducido nuevas tecnologías y si s temas de gestión que han beneficiado tanto .1 los accionistas japoneses como a la productividad de lisiados Unidos.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Fomentar el avance tecnológico - I

Aunque es fácil ver el avance tecnológico fomenta el crecimiento de la productividad y del nivel de vida los gobiernos no pueden obligar a los individuos a pensar más tiempo o de una manera más inteligente. Los países socialistas basados en un sistema de planificación central utilizaban «palos» para fomentar la ciencia, la tecnología y la innovación, pero sus esfuerzos fueron infructuosos porque ni no existían ni las instituciones ni las «zanahorias» necesarias para fomentar tanto la innovación como la introducción de nuevas tecnologías. Paradójicamente en conjunto los países que han obtenido mejores resultados son los que menos han hecho. La existencia de libres mercados de trabajo, capital, productos e ideas ha resultado ser el suelo más fértil para el cambio tecnológico Dentro del marco de los libres mercados, los gobiernos pueden fomentar el cambio tecnológico tanto fomentando las nuevas ideas como asegurándose de que se utilizan eficazmente las tecnologías. La política económica puede centrar la atención tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda.
Fomentar la demanda de tecnologías mejores. El mundo está lleno de tecnologías superiores que no se han adoptado: de lo contrario, ¿podríamos explicar las inmensas diferencias tecnológicas que muestra el Cuadro 33-5? Antes de s er cómo ofrecer nuevas tecnologías, los gobiernos deben ayudar, pues, a conseguir que las empresas y las industrias se encuentren en la frontera tecnológica, que es la mejor tecnología en cualquier lugar. La lección principal en este caso es que «la necesidad es la madre de la invención». 
En otras palabras, la existencia de una feroz competencia entre las empresas y las industrias es la disciplina última que garantiza la innovación De la misma manera que los corredores obtienen mejores resultados cuando tratan de correr más que sus rivales, así las empresas tienen incentivos para mejorar sus productos y procesos cuando las vencedoras reciben fama y fortuna, mientras que las rezagadas pueden quebrar.
La existencia de una feroz competencia se refiere tanto a los competidores interiores como a los extranjeros En el caso de los países grandes que se encuentran en la frontera tecnológica. Ja competencia interiores necesaria para fomentar la innovación. El movimiento en favor de la liberalización de las dos últimas décadas ha llevado la competencia a los sectores del transporte aereo, la energía, las telecomunicaciones y las finanzas y ha producido espectaculares efectos positivos en la innovación. Por lo que se refiere a los países pequeños o tecnológicamente atrasados, la competencia procedente de las importaciones es fundamental para adoptar tecnologías avanzadas y conseguir la competencia en el mercado de productos.

viernes, 19 de septiembre de 2014

EL ESPÍRITU DE EMPRESA

Esto nos lleva al .segundo gran determinante de los resultados económicos a largo plazo de un país: su ritmo de avance tecnológico. El índice exacto del cambio tecnológico es la productividad total de los factores, que mide Ta producción total por unidad de todos los factores. El avance tecnológico es complementario de la intensificación del capital, pero es quizá aun más importante. Ni tomáramos los trabajadores de 1895 y duplicáramos o triplicáramos su capital en caballos, cañadas y abacos, su productividad aun no podría aproximarse a la de los trabajadores actuales que utilizan enormes tractores, superautopistas y supercomputadoras.

jueves, 18 de septiembre de 2014

La inversión no empresarial - II

Independientemente de que se invierta en equipo, tecnología médica, educación universitaria o reforestación, si los tipos de interés reales son más bajos, se fomentará la inversión. En algunas áreas de inversión, especialmente en la educación y la sanidad, los gobiernos tienen grandes responsabilidades. 
En Estados Unidos, la educación preuniversitaria es financiada y gestionada por las administraciones de los estados y los municipios. 
El capital humano se mejora principalmente aumentando la eficiencia de las escuelas públicas más que limitándose a asignarles más dinero. La educación universitaria es un interesante caso. Algunos estudios sugieren que la inversión en capital humano que suponen los estudios universitarios tiene un rendimiento del orden de un 10 por ciento al año. 
El fomento de la inversión privada o la asignación de fondos públicos para aumentar la enseñanza universitaria es una forma intangible de mejorar la productividad y de aumentar el crecimiento económico y beneficia indirectamente a los individuos. Algunos economistas han afirmado que el Estado también tiene un papel especial que desempeñar en otras áreas de la economía, especialmente en el gasto en infraestructura pública. 
En los últimos 10 años, ha surgido un acalorado debate sobre la posibilidad de aumentar la productividad de Estados Unidos gastando más en áreas tradicionales como las autopistas, los puentes, los aeropuertos y otros aspectos de la infraestructura pública, así como en nuevas áreas como la «superautopista de la información». Parece que se ha llegado a la conclusión de que en algunas circunstancias limitadas el aumento del gasto en infraestructura puede influir poderosamente en la productividad. 

El aumento de la inversión para acelerar el crecimiento debe ser una política amplia que afecte no sólo a la inversión empresarial sino también a la riqueza humana y tecnológica y a otros tipos de riqueza tangible e intangible.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

La inversión no empresarial - I

¿Cuáles son los componentes del stock de capital de un país? El Cuadro 33-8 muestra los principales. El análisis de la necesidad de aumentar la inversión suele centrar la atención en la reducida proporción del capital del país formado por la planta y el equipo de las empresas. A muchos economistas les preocupa principalmente el equipo de las empresas porque los avances tecnológicos (como los que se derivan de la revolución electrónica en los campos de la informática y las comunicaciones) se plasman en nuevo equipo, por lo que el aumento de la inversión en esta área acelerará el crecimiento de la productividad. Pero la riqueza nacional es un concepto mucho más amplio, por lo que no debemos limitarnos a examinar la inversión empresarial.
¿Qué pueden hacer los gobiernos para fomentar la intensificación del capital fuera del área de la inversión empresarial? Lo más importante es que la modificación de las medidas fiscales y monetarias y la adopción de una política fiscal restrictiva y una política monetaria suave fomentarán automáticamente la inversión privada en todas las áreas, ya que reducirán los tipos de interés reales y aumentarán el atractivo de los futuros flujos de renta.

lunes, 15 de septiembre de 2014

El conjunto de medidas económicas de Clinton

El presidente Bill Clinton prometió al tomar posesión que centraría la atención como un rayo láser en la economía y presentaría un gran plan económico, que fue aprobado por el Congreso en forma de Budget Act en 1993. Esta medida tenía por objeto reducir el déficit presupuestario federal principalmente por medio de un enfoque orientado hacia la renta consistente en subir los impuestos y reducir el gasto público: no contenía ningún incentivo importante orientado hacia los precios. Los principales elementos del conjunto de medidas de Clinton eran los siguientes:

• Subidas de los impuestos. La medida contiene una serie de subidas de los impuestos, que afectan principalmente a los individuos de renta alta. Comprenden una subida del tipo impositivo marginal máximo a un 39,6 por ciento, una subida de las cotizaciones a la Seguridad Social de los que ganan más y una pequeña subida del impuesto sobre la gasolina. Los senadores de los estados productores de energía rechazaron una propuesta consistente en establecer un elevado impuesto verde» sobre la energía. 
• Reducciones de los gastos. El conjunto de medidas de Clinton continuó reduciendo paulatinamente la guerra fría introduciendo grandes recortes en el gasto de defensa. Existen otros recortes del gasto obligatorios, pero las decisiones sobre el reparto entre los diferentes programas se han dejado para el futuro. 
• Pago de los intereses de la deuda. A medida que aumenta la deuda, se produce un círculo vicioso de deuda, pago de los intereses de la deuda, aumento de los déficit y aumento de la deuda. Los programas de reducción del déficit desencadenan un círculo virtuoso. Como consecuencia de la reducción del déficit, se prevé que los intereses anuales que habrá que pagar disminuirán en 21.000 millones de dólares en 1998. 
• Reducción del déficit. El efecto neto de todas estas medidas es una reducción prevista del déficit de 144.000 millones de dólares en 1998; este rcc. iO se deberá por igual a las subidas de los impuestos y a las reducciones del gasto. Esto representa una reducción de un 1,8 por ciento del PIB en 1998.

El conjunto de medidas de Clinton fue un paso importante en el camino que lleva al restablecimiento del equilibrio fiscal en Estados Unidos. Pero este camino aún está lleno de peligros y obstáculos ocultos. Aun cuando todo funcionara conforme a lo previsto, el presupuesto federal seguiría mostrando un déficit del 2,5 por ciento del PIB en 1998. Si la economía entra en una recesión, ésta empeoraría el déficit y la deuda y obligaría a pagar más intereses sobre la deuda. Por otra parte, las proyecciones indican que los tipos de interés seguirán siendo bajos para los patrones históricos. Por último, la incertidumbre existente respecto a la expansión y la reforma del sistema de asistencia sanitaria amenaza con devolver los déficit a la senda ascendente.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Aumentar el ahorro nacional

Cómo puede aumentar un país su tasa de ahorro? Para aumentarla es necesario reducir el nivel de consumo de pleno empleo y asegurarse de que el aumento de la inversión deseada se destina realmente a inversión. En otras palabras, es necesario modificar la política monetaria y fiscal para aumentar la tasa de ahorro y asegurarse al mismo tiempo de que no disminuye la demanda agregada. 
Aunque pocas personas ponen en cuestión la conveniencia de que aumente el ahorro nacional, actualmente los economistas se preguntan si debe utilizarse un enfoque orientado hacia la renta o un enfoque orientado hacia los precios. Los enfoques orientados hacia la renta consisten en modificar la combinación de medidas monetarias y fiscales reduciendo el desahorro público y el consumo privado y estimulando al mismo tiempo la inversión por medio de una reducción de los tipos de interés. 

Los macroeconomistas que creen que el gran déficit federal es el causante de la disminución del ahorro nacional registrada en los años ochenta consideran que la reducción del déficit es el remedio para la década de 1990. Otros economistas ponen énfasis en las medidas orientadas hacia los precios, es decir, en los incentivos económicos para aumentar el ahorro y la inversión. Entre esas medidas se encuentran el aumento de la tasa de rendimiento de la inversión o del ahorro bajando los impuestos sobre la renta de capital o las ganancias de capital o aumentando el rendimiento de la inversión mediante deducciones fiscales por inversión o normas que permitan llevar a cabo una depreciación más rápida. La década de 1980 sirvió de laboratorio para adoptar medidas orientadas hacia los precios, ya que los tipos de interés reales después de impuestos subieron vertiginosamente durante este periodo. 
El hecho de que la tasa personal de ahorro disminuyera sugiere que las medidas orientadas hacia los precios podrían ser insuficientes por sí solas para aumentar el ahorro nacional.

sábado, 13 de septiembre de 2014

LA CONEXIÓN DEL CAPITAL - III

Aunque podemos encontrar aquí algunas pistas, el caso del descenso de la tasa nacional de ahorro, como la desaceleración de la productividad, sigue siendo un enigmático fenómeno, que pone a prueba el ingenio de los macroeconomistas. Aunque nadie ha demostrado de una manera concluyeme por qué la tasa nacional de ahorro de Estados Unidos ha descendido tanto en los últimos años, casi todo el mundo cree que para garantizar una tasa vital y saludable de inversión en los años noventa.

viernes, 12 de septiembre de 2014

LA CONEXIÓN DEL CAPITAL - II

El efecto neto es una disminución de la tasa nacional de ahorro del 8 por ciento aproximadamente en el período 1948-1979 al 4 por ciento en la década de 1980 y un nuevo descenso a menos del 2 por ciento a principios de los años noventa. ¿Cuáles son Jas causas del enorme descenso de la tasa nacional de ahorro? Esta cuestión es sumamente controvertida en la actualidad, pero los economistas señalan los siguientes factores: 


  • Los déficit presupuestarios federales. El Estado comenzó a incurrir en grandes déficit presupuestarios a principios de los años ochenta después de haber mantenido generalmente equilibradas sus cuentas en tiem pos de paz. A principios de los años noventa, el sector público total tenía un déficit del orden de un 4 por ciento de la producción. (Recuérdese nuestro análisis de las causas del creciente déficit federal del Capítulo 32.) No parece que haya aumentado el ahorro privado para contrarrestar el aumento del desahorro público por lo que el efecto neto del déficit ha sido una reducción de la tasa nacional de ahorro.  
  • El ahorro de las empresas. Un factor que se ha señalado menos ha sido la disminución del ahorro empresarial, que representa alrededor de una quinta parte del descenso de la tasa nacional de ahorro. El ahorro empresarial ha disminuido debido principalmente a que ha crecido menos la participación de los beneficios de las sociedades en la economía total.
  • El ahorro personal El último elemento que ha contribuido al descenso de la tasa nacional de ahorro ha sido la disminución de la proporción de la producción total correspondiente al ahorro personal. En el Capítulo 23 analizamos las causas de la disminución del ahorro personal. En ese análisis apuntamos a factores como un aumento de la generosidad de los programas de transferencias del Estado, especialmente la Seguridad Social, que reduce la necesidad de ahorrar para la jubilación; el creciente acceso a los mercados de capitales, que permite a los individuos pedir préstamos más fácilmente, y la desaceleración del crecimiento de las remas, que provoca un descenso de la tasa de ahorro correspondiente al estado estacionario, dado el endenté entre la riqueza y la renta.

jueves, 11 de septiembre de 2014

LA CONEXIÓN DEL CAPITAL - I

¿Dónde se ha ido todo el ahorro? A largo plazo, la formación de capital de un país depende de su tasa nacional de ahorro. Cuando un país ahorra mucho, su stock de capital crece rápidamente y disfruta de un rápido crecimiento de su producción potencial. Cuando su tasa de ahorro es baja, su equipo y sus fábricas se vuelven obsoletos y su infraestructura comienza a deteriorarse. Esta estrecha relación entre el ahorro, la inversión y el crecimiento económico es la principal razón por la que los economistas centran la atención en la tasa de ahorro de un país. El Cuadro 33-7 muestra las tasas de ahorro privado neto registradas en algunos grandes países entre 1960 y 1989. Durante este período, Japón encabezó la lista por tener el ahorro privado más alto en porcentaje de la renta nacional mientras que Estados Unidos se quedó rezagado con res- pecto a otros grandes países. 
La Figura 33-2 muestra las tendencias tanto de la tasa nacional de ahorro como del componente privado del ahorro nacional (que comprende el ahorro personal y el empresarial). La tasa nacional de ahorro es igual al ahorro total, privado y público, dividido por el producto interior neto. La tasa total de ahorro está formada por la suma del ahorro personal, el ahorro público y el ahorro empresarial. Como se observa en la figura, una gran parte de la disminución del ahorro nacional se debió a acontecimientos ocurridos fuera del sector personal, principalmente a la disminución del ahorro público provocada por los crecientes déficit presupuestarios.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

¿QUÉ ES LO QUE ESTÁ EN JUEGO? - II

¿Cómo pueden aumentar el crecimiento los poderes públicos? En nuestro análisis del crecimiento económico del Capítulo 28 mostramos que los principales ingredientes son la intensificación del capital y el cambio tecnológico. La primera se refiere al aumento del capital por trabajador: debe interpretarse en un sentido amplio desde la perspectiva de la política económica e incluir en él los aumentos de la cantidad de planta y equipo, de educación y formación y ¿el capital natural y del medio ambiente, así como de su calidad. El cambio tecnológico también debe interpretarse en un sentido amplio e incluir en él no sólo los nuevos productos y procesos sino también las mejoras de la gestión y la iniciativa empresarial ) el espíritu de empresa.

martes, 9 de septiembre de 2014

¿QUÉ ES LO QUE ESTÁ EN JUEGO? - I

Conseguir un alto y creciente nivel de vida para los residentes de un país es uno de los objetivos fundamentales de la política macroeconómica. Dado que el nivel actual de renta real refleja la evolución del crecimiento de la productividad, podemos medir el éxito relativo del crecimiento pasado examinando el P1B per cápita de diferentes países. El Cuadro 33-5 muestra una breve lista. Este cuadro compara las rentas utilizando los tipos de cambio basados en la paridad del poder adquisitivo que miden el poder adquisitivo de (la cantidad de bienes y servicios que se pueden comprar con) las diferentes monedas nacionales. Evidentemente, el crecimiento de Estados Unidos ha sido satisfactorio en el pasado, pero las tendencias actuales son preocupantes porque las tasas de crecimiento son bajas y los niveles de vida de muchos norteamericanos han disminuido, de hecho, en los últimos años.
Cuando se analizan las tasas de crecimiento, muchas veces parece que las cifras son diminutas. Una ambiciosa política en pro de la inversión y de la innovación sólo podría elevar la tasa de crecimiento de un país un punto porcentual al año (por ejemplo, de 1 a 2 por ciento al año). Pero esa diferencia es importante cuando se trata de un largo período. El Cuadro 33-6 muestra que las diminutas bellotas se convierten en poderosos robles cuando las pequeñas diferencias entre las tasas de crecimiento se acumulan con el paso del tiempo siguiendo las reglas del interés compuesto. Una diferencia de crecimiento del 4 por ciento da lugar a una diferencia de 50 a 1 entre los niveles de renta a lo largo de un siglo.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Explicación de la desaceleración.

Los estudios sobre la productividad apuntan a algunos factores desfavorables que convergieron en la economía de Estados Unidos aproximadamente al mismo tiempo y entre los cuales se encuentran los siguientes: 
  • A finales de los años sesenta y principios de los se lenta la normativa sobre el medio ambiente obligó a las empresas a gastar dinero en planta y en operario nes destinadas a mejorar sus repercusiones para la seguridad y la higiene y, sin embargo, estas mejoras no se tradujeron en un aumento de la producción medida. Uno de los casos más espectaculares es el de la minería subterránea, en la cual la productividad disminuyó acusadamente.
  • La subida de los precios de la energía a principios de los años setenta llevó a las empresas a sustituir energía por otros factores (capital y trabajo). Como consecuencia, la productividad del trabajo y del capital disminuyó en relación con las tasas de crecimiento anteriores. 
  • Los años setenta y ochenta fueron testigos de una infusión de trabajadores de bajos salarios y sin experiencia en muchos sectores no manufactureros, especialmente en servicios como los establecimientos de comida rápida. Este rápido crecimiento elevó la propo rción de empleo en los sectores de baja productividad, por lo que redujo el crecimiento global de la productividad.
Otros factores que se mencionan en los estudios de la desaceleración de la productividad son la disminución del nivel de gasto en investigación y desarrollo civil, la reducción de la inversión en planta y equipo, la disminución del gasto en infraestructura pública y el aumento de la inflación. Sin embargo, en conjunto, estos factores sólo explican una parte de la desaceleración.

sábado, 6 de septiembre de 2014

AUMENTAR EL CRECIMIENTO A LARGO PLAZO

Paul Krugman, profesor de la Universidad de Stanford, ha sabido reflejar perfectamente la importancia de la productividad y del crecimiento económico en la suerte a largo plazo de un país: La productividad no lo es todo, pero a largo plazo lo es casi todo. La capacidad de un país para mejorar su nivel de vida con el paso del tiempo depende casi enteramente de su capacidad para elevar la producción por trabajador. Esta afirmación refleja claramente la observación del Capítulo de que los salarios reales y la renta per cápita crecen al mismo ritmo que la productividad del trabajo. Véase la Figura 28-5 para la evolución de estas variables a lo largo de este siglo. 
 La desaceleración de la productividad Dada la importancia de la productividad para el nivel de vida, los economistas observaron alarmados la enorme disminución que experimentó el crecimiento de la productividad de Estados Unidos alrededor de 1973. Esta ruptura de la tendencia, que se denomina desaceleración de la productividad, se observa en la figura 33 1, que representa el crecimiento tendencia la Segunda Guerra Mundial experimentaron un crecimiento significativo, mientras que el nivel de vida del trabajador medio ha experimentado un lentísimo crecimiento en las dos últimas décadas.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Fijación de un objetivo para el crecimiento de la producción nominal

Fijación de un objetivo para el crecimiento de la producción nominal. Ante la creciente inestabilidad de la velocidad, algunos destacados macroeconomistas han defendido la fijación de un objetivo para el crecimiento del PIB nominal en lugar de la oferta monetaria. Se basan esencialmente en el argumento de que el banco central está encargado de garantizar la estabilidad de los precios. Como la producción potencial real tiende a crecer de una manera relativamente uniforme, la fijación de un objetivo para el crecimiento de la producción nominal a largo plazo garantizará una tasa de inflación igual al crecimiento de la producción nominal menos el crecimiento de la producción potencial real. 
Este objetivo tiene la doble ventaja de permitir al banco central centrar la atención en las variables económicas últi mas y permitir al mismo tiempo que las reglas del bánco se adapten a la cambiante estructura económica. Quienes critican las reglas rígidas se preguntan si estas pueden mejorar - . ..Imente Jos resultados económicos. Apuntan al experimento monctarisla de 1979-1982, que es el caso en el que Estados Unidos se ha aproximado más a un sistema de reglas fijas. En ese período se desencadenó la reccsión más profunda que se ha registrado desde la Gran Depresión y después de 1983 se abandonaron los rígidos procedimientos operativos. 
Los escépticos temen que la economía sea demasiado compleja para que se rija por unas reglas fijas. Haciendo una analogía, se preguntan si defenderíamos la imposición de un límite de velocidad fijo para los automóviles o un piloto automático para los aviones en lodos los tipos de climatología y emergencias. El debate sobre las reglas y la discreción es uno de los más antiguos de la política económica. 
No existe un enfoque que sea el mejor en todo momento y en todo lugar. De hecho, el dilema refleja la dificultad que tienen las sociedades democráticas para elegir entre las medidas a corto plazo destinadas a conseguir el apoyo político y las medidas a largo plazo encaminadas a aumentar el bienestar general. Lo que se necesita no es una obediencia rígida a las reglas, sino una dedicación al bien público que tenga suficiente visión de futuro. Paradójicamente, una de las autoridades económicas más aclamadas desde la Segunda Guerra Mundial ha sido el presidente de la Reserva Federal Paul Volcker (1979-1987), cuyo mandato se caracterizó por los acusados cambios discrecionales de la política destinados a reducir la inflación y a proteger e! sistema financiero del país. Su éxito en las dos áreas es un testimonio de la fuerza que tienen las medidas discrecionales sensatas y desinteresadas.

martes, 2 de septiembre de 2014

¿Reglas monetarias para el banco central?

En nuestros análisis del monetarismo, hemos expuesto los argumentos en favor de la existencia de unas reglas fijas. Tradicionalmente, las reglas fijas se han defendido argumentando que la economía privada es relativamente estable y que es probable que la elaboración de la política económica la desestabilice en lugar de estabilizarla. Por otra parte, las reglas fijas atan de pies y manos a los bancos centrales, en caso de que se sientan tentados a expandir la economía antes de las elecciones y a crear un ciclo económico político. Por otra parte, los macroeconomistas modernos señalan lo valioso que es poder comprometerse a actuar por adelantado. Si el banco central puede comprometerse a seguir una regla no inflacionista, las expectativas del público se adaptarán a esta regla y es posible que desaparezcan las expectativas inflacionistas.
Hasta hace poco, los defensores de las reglas monetarias fijas (especialmente los monetaristas) recomendaban un crecimiento nominal fijo de la oferta monetaria, por ejemplo, del 4 por ciento al año. Con una velocidad constante y un crecimiento de la producción del 3 por ciento anual, se registraría una inflación anual constante de un 1 por ciento al año. Pero como muestran los datos estadísticos del Cuadro 33-3, la velocidad nunca se ha mantenido estable. De hecho, en la ultima década se ha vuelto nías inestable que la producción nominal, por lo que los economistas tendrían dificultades para sostener que una regla monetaria fija podría haber estabilizado de hecho la producción durante este período.

lunes, 1 de septiembre de 2014

¿Limitar la capacidad presupuestaria del Parlamento?

Cuando comenzaron a aumentar los déficit en la década de 1980. muchas personas, especialmente conservadoras, sostenían que el Congreso de Estados Unidos carece del autocontrol necesario para impedir un gasto excesivo y un aumento de la deuda pública. En respuesta, el Congreso aprobó la ley Gramm-Rudman en 1985. que obligaba a reducir el déficit presupuestario en una determinada cantidad todos los años y ponía 1991 como fecha límite para equilibrar el presupuesto. Si el Congreso no era capaz de cumplir el objetivo, debían recortarse automáticamente todos los gastos.
Los resultados se quedaron muy lejos del mandato del Congreso. La ley Gramm-Rudman entró en vigor a finales de 1985. pero no se cumplieron los ambiciosos objetivos marcados en ella. Se enmendó en 1987, y en 1990 se sustituyeron los objetivos por limitaciones del gasto cuando los controles de los déficit resultaron inviables e ineficaces. Estas limitaciones se incorporaron a la Budget Act de 1993 v restringieron rigurosamente el crecimiento de los programas de gasto (que comprenden la defensa y los programas civiles no asistenciales, como la educación, las ciencias y la administración pública). La Budget Act de 1993 exige que los programas discrecionales disminuyan casi un cuarto en términos reales en el período 1993-1998. El otro cambio importante introducido en las enmiendas de 1990 e incluido en la ley de 1993 es una disposición sobre la financiación de los programas, según la cual el Congreso debe encontrar los ingresos necesarios para pagar cualquier programa de gasto. De lo contrario, se impondrán recortes automáticos del gasto para contrarrestar el aumento del déficit.

La disposición según la cual todos los programas deben tener claramente especificada su forma de financiación impone una restricción presupuestaria al Congreso, al exigirle que los costes de los nuevos programas se reconozcan explícitamente bien subiendo los impuestos, bien reduciendo los gastos en otras áreas

¿Qué efectos han producido las restricciones presupuestarias impuestas al Congreso? Hemos visto que una disminución del cociente entre el déficit federal estructural y el PIB. Pero cualquier ley que apruebe el Congreso puede ser modificada por ésle, por lo que el futuro de esta disciplina autoimpuesta es incierto. Por ese motivo, los conservadores han hecho campaña en los últimos diez años en favor de la introducción de una enmienda constitucional que exija un presupuesto equilibrado. Ese tipo de enmienda, si fuera aprobado por el Congreso y por un número suficiente de estados. dificultaría extraordinariamente la utilización de la política fiscal para luchar contra las recesiones. Desde 1980 se ha intentado en tres ocasiones limitar constitueionalmente el gasto deficitario y se ha fracasado.