martes, 9 de diciembre de 2014

Argumentos poco sólidos en favor de los aranceles

El mercantilismo. Se ha atribuido a Abraham Lincoln la siguiente afirmación: «Yo no sé gran cosa de aranceles. Lo que sí sé es que cuando compro una chaqueta de Inglaterra, yo me quedo con la chaqueta e Inglaterra con el dinero. mientras que si la compro en Estados Unidos, yo me quedo con la chaqueta y Estados Unidos con el dinero.» Este razonamiento es una antigua falacia característica de los llamados escritores mercantilistas de los siglos xvu y xvm. Éstos consideraban afortunado al país que vendía más bienes de los que compraba, pues una balanza de comercio tan «favorable» significaba que entraba oro en el país para pagar su exceso de exportaciones. El argumento mercantilista confunde los medios con los fines. La acumulación de oro o de dinero no mejora el nivel de vida de un país. L1 dinero no posee valor por sí mismo, sino por lo que puede comprarse con él en otros países. Actualmente, la mayoría de los economistas rechaza, pues. Ja idea de que la recaudación de aranceles para tener un superávit comercial mejora el bienestar económico de un país.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario