lunes, 4 de agosto de 2014

Deuda externa frente a deuda interna

Lo primero que debe distinguirse es la deuda interna de la externa. La deuda interna es lo que debe un país a sus propios ciudadanos. Muchos sostienen que ésta no impone ninguna carga porque «nos la debemos a nosotros mismos». 
Aunque esta afirmación es exagerada, tiene algo de cierta. Si cada ciudadano poseyera 10.000S de bonos del Estado y todos tuvieran obligación de pagar impuestos para mantener simplemente esa deuda, no tendría sentido pensar concebir la deuda como una pesada carga de piedras que debe soportar cada ciudadano. Los individuos se deben simplemente la deuda a sí mismos. 
La deuda externa, que es la que un país contrae con extrannjeros, sí representa una reducción neta de los recursos de que puede disponer la población del país deudor. En la década de 1980, muchos países atravesaron graves dificultades económicas debido a que habían incurrido en grandes deudas externas. Se vieron obligados a exportar más de lo que importaban —para tener superávit comerciales— con el fin de poder mantener su deuda externa, es decir, pagar los intereses y el principal de los créditos obtenidos anteriormente. A finales de los años ochenta, algunos países como Brasil y México tuvieron que destinar a tal fin entre un cuarto y un tercio de sus ingresos por exportaciones. 
La carga de una deuda externa representa una reducción de las posibilidades de consumo de un país. A finales de los años ochenta. Estados Unidos se sumó a la lista de países deudores, cuando sus grandes déficit exteriores lo transformaron, dejando de ser un país acreedor eoara convertirse en uno deudor. En 1992, debía más de 500.000 millones de dólares a extranjeros. Aunque parezca mucho dinero, no es nada comparado con una producción anual de 6.500 millones de dólares. Aún así, Estados Unidos necesitará exportar muchos miles de millones de dólares más en aviones, alimentos y otros bienes de los que importa para pagar los intereses de sus créditos exteriores. En los últimos capítulos del libro estudiaremos las dificultades que plantea este ajuste.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario