martes, 22 de julio de 2014

Tendencias históricas

La cantidad acumulada de lo que ha pedido prestado el Estado para financiar los déficit anteriores se denomina deuda pública. A principios de 1994, la deuda en manos del público ascendía a 3,200 billones de dólares. Se trata, ciertamente, de una cifra astronómica, pero ¿es alta en comparación con las cifras de años anteriores y con la experiencia de otros países? 
La figura de la página 782 contiene datos de Estados Unidos referentes a un período más largo; éstos muestran el cociente entre la deuda federal y el PIB desde 1789. Obsérvese que las guerras han elevado el cociente, mientras que el rápido crecimiento, unido a unos presupuestos aproximadamente equilibrados en las épocas de paz. ge neralmente lo ha reducido. Sin embargo, los patrones históricos cambiaron después de 1980. 
Como consecuencia de la política de oferta, los déficit públicos aumentaron de una forma nunca vista en los períodos anteriores de paz y prosperidad. El cociente entre la deuda y el PIB aumentó acusadamente y en la década de 1990 Estados Unidos se ha encontrado tan atado políticamente que apenas puede considerar la posibilidad de introducir nuevos programas. La mayoría de los países industrializados se encuentran actualmente en .un dilema parecido. El Cuadro 32-2 compara la situación de Estados Unidos con la de otros seis grandes países industriales. Japón es el único que ha mantenido su cociente entre la deuda y el PIB en un nivel relativamente bajo. Para comprender cómo influye la deuda y los déficit públicos en la economía, resulta útil analizar por separado los resultados a corto plazo y a largo plazo. 
A corto plazo, el volumen de deuda pública está dado y debemos tener en cuenta las variaciones de la producción en torno a su nivel potencial. La influencia a corto plazo de los déficit presupuestarios en la economía se conoce con el nombre de la cuestión del «efecto-expulsión», que se aborda en primer lugar. 
A largo plazo, la deuda publica varía dependiendo de la senda fiscal y monetaria y la producción tiende a alcanzar su nivel potencial. Las cuestiones a largo plazo relacionadas con la política fiscal se refieren a la influencia de la deuda pública en la formación y el consumo de capital de las futuras generaciones y se conoce con el nombre de «carga de la deuda». Estas cuestiones constituyen el último tema que se aborda en este capítulo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario