jueves, 12 de junio de 2014

Las consecuencias económicas de la Deuda

Como el monstruo que surge de las profundidades, parece que el déficit se tragó los recursos fiscales de Estados Unidos y aterró ©. la población en los años ochenta y principios de los noventa. El déficit presupuestario pasó de 40.000 millones de dólares en 1979 a un máximo de 290.000 en 1992. 
Aunque ha disminuido algo desde entonces, reducirlo aún más sigue siendo una de las máximas prioridades económicas del país. Los políticos piden rutinariamente el uso de la palabra en el Senado o en la Cámara para denunciar el déficit, mientras que los periódicos aprovechan la más mínima oportunidad para reclamar nuevos recortes presupuestarios. ¿Cómo ha aumentado tanto el déficit presupuestario? ¿Por qué exactamente desagrada tanto a todo el mundo? Veremos que la preocupación de la opinión pública por los déficit tiene sólidos fundamentos económicos. La presencia de un elevado déficit en los períodos de pleno empleo tiene graves consecuencias, entre las cuales se encuentran la reducción del ahorro y la inversión nacionales y del crecimiento económico a largo plazo. La Figura 32-1 traza el terreno que exploraremos en esta importante área.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario