martes, 1 de abril de 2014

Componentes del crédito comercial gratuito versus oneroso

Tomando como base la exposición anterior, el crédito comercial puede dividirse en dos componentes: 1) el crédito comercial gratuito, el cual se refiere al crédito recibido durante el periodo de descuento y que, en el caso de PCC, asciende a 10 días de compras netas, o $326 667, y 2) el crédito comercial oneroso, el cual se refiere al crédito en exceso del crédito comercial gratuito y cuyo costo es de naturaleza implícita tomando como base los descuentos anteriores. PCC podría obtener $653 333, o 20 días de compras netas, de crédito comercial no gratuito a un costo de aproximadamente 37%. 
Los administradores financieros deberían utilizar siempre el componente gratuito, pero deberían usar el componente oneroso sólo después de analizar el costo de este capital, principalmente para asegurarse de que sea inferior al costo de los fondos que pudieran obtenerse de otras fuentes. Bajo los términos de comercio que se encuentran en la mayoría de las industrias, el componente oneroso implica un costo porcentual relativamente alto, por lo tanto las empresas más fuertes evitan su uso.
Anteriormente hicimos notar que algunas veces las empresas pueden desviarse, y de hecho se desvían, de los términos de crédito adoptados, y de tal forma alteran las cifras de costos porcentuales que se citaron anteriormente. Por ejemplo, una empresa manufacturera de California que compra bajo términos de 2/10, neto 30, asume la práctica de pagar en 15 días (en lugar de 10), pero aún toma los descuentos. Simplemente, su tesorero espera 15 días para hacer el pago después de la recepción de la mercancía, y posteriormente emite un cheque por el monto facturado menos un descuento del 2%. Los proveedores de la compañía necesitan estos negocios, por lo tanto toleran esta práctica. De manera similar, una empresa de Wisconsin que también comprara bajo términos de 2/10, neto 30, no tomaría los descuentos, pero pagaría en 60 días en lugar de 30, "ampliando" con ello su crédito comercial. Tal y como lo vimos anteriormente, ambas prácticas reducen el costo del crédito comercial. Ninguna de estas empresas es "amada" por sus proveedores, y ninguna de ellas podría continuar adoptando estas prácticas en aquellas épocas en las que los proveedores estuvieran operando a toda su capacidad y aún cuando tuvieran pedidos pendientes de surtir. Sin embargo, estas prácticas pueden reducir, y de hecho reducen, los costos del crédito comercial durante las épocas en las cuales los proveedores tienen un exceso de capacidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario