viernes, 7 de marzo de 2014

El método contable de beta

Tal como se hizo notar anteriormente, a menudo es muy difícil encontrar empresas que vendan un solo producto y se coticen entre el público para incluirlas en el enfoque del juego puro. Cuando éste es el caso, se puede usar el método contable de beta. 

Las betas se calculan normalmente como se describió en el apéndice 4A, estableciendo una regresión entre los rendimientos de las acciones de una compañía en particular y los rendimientos sobre un índice del mercado de acciones. Sin embargo, se podría calcular una regresión entre la capacidad básica de generación de utilidades de la compañía (EBIT/Activos totales) a lo largo del tiempo contra la capacidad básica promedio de generación de utilidades de una muestra grande de compañías, tales como las que se incluyen en el S&P 400. 

Las betas que se determinan de esta manera (es decir, usando datos contables en lugar de datos del mercado de acciones) se conocen como betas contables. Las betas contables de los proyectos se pueden calcular sólo después de que se haya aceptado un proyecto, de que haya sido puesto en operación y haya empezado a generar resultados contables y de producción. Sin embargo, en la medida en que la administración considere que un proyecto en particular sea similar a otros proyectos que la empresa haya emprendido en el pasado, se podrán usar las betas de otros proyectos como aproximaciones para la beta del proyecto en cuestión. En la práctica, las betas contables se calculan normalmente para las divisiones u otro tipo de unidades de gran tamaño, no para activos individuales, y las betas divisionales se usan posteriormente para los proyectos de la división.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario