lunes, 22 de diciembre de 2014

Medidas recientes. - I

En los últimos años, los gobiernos han tomado algunas medidas para fomentar el libre comercio o ampliar los mercados. Entre las más importantes se encuentran las siguientes: 
  • En 1987, Estados Unidos y Canadá negociaron una serie de principios para fomentar el libre comercio entre los dos países. Este acuerdo fue especialmente importante, ya que Canadá es el mayor socio comercial de Estados Unidos: el volumen total de comen 10 entre los dos países ascendió a 176.000 millones de dólares en 1990. Canadá tiene algunos de los aranceles más altos de los grandes países industriales y reduce la inversión extranjera por motivos nacionalistas Los economistas han estimado que un acuerdo de libre comercio elevaría las rentas reales canadienses un 5 por ciento y las de Estados Unidos un 1 por ciento en las dos próximas décadas. 
  • Los 15 países que integran la Unión Europea (UE) están avanzando en su plan escalonado de desarrollar un mercado común con pocas o nulas barreras al comercio internacional en el área europea. El primer paso consistirá en eliminar todos los aranceles y barreras comerciales reguladoras que existen entre ellos. Este paso debía haber concluido en 1992; sin embargo, el objetivo resultó ser demasiado ambicioso y el proceso prosigue, aunque a un ritmo algo más lento de lo previsto. El segundo paso consiste en ampliar la UE (y su zona de libre comercio) negociando con Noruega, Austria, Suecia y Finlandia las condiciones de su integración. Esta UE ampliada tendría un mercado suficientemente grande para competir con el de Norteamérica.
  • La propuesta más ambiciosa y controvertida para reducir las barreras arancelarias ha sido el Acuerdo Norteamericano de Libre Comercio (NAFTA), que fue debatido acaloradamente y aprobado por un estrecho margen en 1993. México es el tercer mayor socio comercial de Estados Unidos y la mayor parte del comercio entre los dos consiste en bienes manufacturados. El NAFTA no sólo permitirá que los bienes traspasen las fronteras libres de aranceles, sino que también liberalizará las reglamentaciones a que están sometidas las inversiones de Estados Unidos y Canadá en México. Los defensores del plan sostienen que hará posible una división más eficiente del trabajo y permitirá a las empresas de Estados Unidos competir mas eficazmente con las de otros países, mientras que quienes lo critican, especialmente \OÍ sindicatos, creen que aumentará la oferta de bienes producidos por mano de obra poco cualificada y reducirá, por tanto, los salarios de los trabajadores de los sectores afectados.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Negociación en favor del libre comercio

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional creó una serie de instituciones para fomentar 1. paz y la prosperidad económica por medio de medidas decooperación. Una de las que más éxito tuvo fue el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT), cuyos estatutos hablaban de elevar los niveles de vida mediante una «reducción significativa de los aranceles y de otras barreras comerciales y la eliminación del trato discriminatorio en el comercio internacional». El GATT cuenta actualmente con cerca de 100 países miembros, que representan un 85 por ciento del comercio internacional. Entre los principios en los que se basa se encuentran los siguientes: 1) los países deben esforzarse por reducir las barreras comerciales; 2) todas las barreras comerciales deben aplicarse sin un carácter discriminatorio (es decir, todos los países deben disfrutar del status de «país más favorecido»; 3) cuando un país eleve sus aranceles más de lo acordado, debe compensar a sus socios comerciales por los perjuicios económicos, y 4) los conflictos comerciales deben resolverse por medio de la celebración de consultas y del arbitraje.
La historia de las negociaciones comerciales na sicio uno de los principales éxitos de la cooperación económica internacional. Cada cierto número de años, los principales países industriales se reúnen bajo los auspicios del GATT para identificar las principales barreras comerciales y negociar su eliminación. En 1993 concluyó la «ronda Uruguay». Además de perseguir el objetivo tradicional de reducir los aranceles y los contigentes, la nueva ronda persiguió los objetivos más ambiciosos de reducir las barreras comerciales y las subvenciones a la agricultura y eliminar los contingentes sobre los textiles; también ha extendido el libre comercio a los servicios y a la propiedad intelectual. Desde 1995, el GATT se denomina «Organización Mundial do Comercio» (OMC); ésta tendrá muchos más poderes para aplicar los acuerdos comerciales internacionales y tiene la misión de concluir las labores inacabadas en la ronda Uruguay.

sábado, 20 de diciembre de 2014

NEGOCIACIONES COMERCIALES MULTILATERALES

Dada la batalla entre los beneficios económicos del libre comercio y el atractivo político de la protección, ¿qué factor ha vencido? La historia de los aranceles de Estados Unidos, mostrada en la Figura 35-10, ha sido desigual. Estados Unidos ha sido durante la mayor parte de su historia un país de elevados aranceles. El momento máximo corresponde a la época posterior al infame arancel SmootMawley de 1930, al que se opusieron casi todos los economistas norteamericanos, pero que salió victorioso en el Congreso. 
Las barreras arancelarias levantadas durante la Depresión contribuyeron a elevar los precios y exacerbaron malestar económico de ese periodo. Los años treinta fueran testigos de guerras comerciales, en las cuales los países intentaron elevar el empleo y la producción levantando barreras arancelarias a expensas de sus vecinos. Pronto aprendieron que al final del juego de los aranceles todos perdían

viernes, 19 de diciembre de 2014

Otras barreras ai comercio

Aunque en este capítulo nos hemos referido principalmente a los aranceles, casi todas las observaciones también se aplican a cualquier otro obstáculo al comercio. Los contingentes producen aproximadamente los mismos efectos que los aranceles, pues impiden que las ventajas comparativas de los diferentes países determinen los precios y los niveles de producción en el mercado. En los últimos años, los países han negociado contingentes con otros países. Estados Unidos, por ejemplo, ha obligado a Japón a establecer «contingentes «voluntarios» sobre las exportaciones de automóviles y contingentes similares sobre las exportaciones de televisores, calzado y acero. 
Finalmente, debemos mencionar las llamadas barreras no arancelarias (BNA), que consisten en restricciones o regulaciones informales que dificultan a los países la venta de sus bienes en mercados extranjeros. Por ejemplo, las empresas norteamericanas se quejaron de que las reglamentaciones japonesas les impedían entraren los sectores de telecomunicaciones, tabaco y construcción.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Los aranceles y el desempleo.

Históricamente, uno de los argumentos más poderosos en favor de la protección ha sido el deseo de aumentar el empleo durante los períodos de recesión o de estancamiento. La protección crea empleo elevando los precios de las importaciones y desviando demanda hacia la producción nacional; la Figura 35-8 muestra este efecto. Al aumentar la demanda nacional, las empresas contratarían más trabajadores y disminuiría el desempleo 4. Se trataría también de una política de empobrecer al vecino, pues elevaría la demanda nacional a expensas de la producción y el empleo de otros países. Sin embargo, aunque la protección económica puede elevar el empleo, no constituye un programa eficaz para conseguir un elevado empleo, eficiencia y precios estables. El análisis macroeconómico muestra que hay mejores maneras de reducir el desempleo, además de la protección contra las importaciones. Utilizando correctamente la política monetaria y la fiscal, un país puede aumentar la producción y reducir el desempleo. Por otra parte. Ja utilización de medidas macroeconómicas generales permite a los trabajadores desplazados de los puestos de trabajo de baja productividad de las industrias que están perdiendo su venlaja comparativa trasladarse a los puestos de elevada productividad de las industrias que tienen una ventaja comparativa.
Esta lección quedó ampliamente demostrada durante los años ochenta. Entre 1982 y 1987, Estados Unidos creó 15 millones de puestos manteniendo al mismo tiempo un mercado abierto y bajos aranceles y aumentando acusadamente su déficit comercial: en cambio, los países europeos no crearon casi ningún puesto y mostraron superávit comerciales.
Otra manera de analizar la influencia de las barreras comerciales en el empleo es medir el «coste de los puestos creados restringiendo las importaciones». Numerosos estudios económicos han analizado el coste económico que se impone cuando se establecen aranceles o contingentes sobre una industria. Consideremos, por ejemplo, el establecimiento de contingentes voluntarios sobre las importaciones norteamericanas de automóviles japoneses en los años ochenta. Según los estudios oficiales, estos contingentes aumentaron el empleo en la industria del automóvil en 30.000 trabajadores aproximadamente entre 1983 y 1984. Se estima que por los 7 millones de automóviles comprados anualmente en ese período los consumidores pagaron por automóvil una media de 500$ más de lo que habrían pagado si no hubiera habido contingentes. El coste por puesto de trabajo para el consumidor fue, en promedio, de unos 3.500 millones de dólares/30.000 = algo más de 100.000S por puesto Este tipo de cálculos muestra que la protección es sumamente ineficiente para elevar el empleo. En suma: 

Los aranceles y la protección contra las importaciones son ineficientes para crear empleo o reducir el desempleo. Es más eficaz la política monetaria y fiscal nacional.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Los aranceles protectores de las «industrias nacientes».

Alexandcr Hamilton propuso en su famoso Report on Manufactures (1791) fomentar el crecimiento de la industria protegiendo a las jóvenes de la competencia extranjera. Según esta doctrina, que fue apoyada con cautela por los economistas partidarios del libre comercio como John Stuart Mili y Alfred Marshall, hay sectores en los que un país podría tener una ventaja comparativa con sólo ayudarlos a ponerse en marcha. Esas «industrias nacientes» no serian capaces de sortear el período inicial de puesta en marcha y experimentación si tuvieran que hacer frente desprotegidas al ventarrón de la competencia internacional. Sin embargó, con una ayuda temporal, podrían desarrollar las economías de la producción en serie, una mano de obra cualificada, unos inventos bien adaptados a la economía local y la eficiencia tecnológica característica de muchas industrias maduras. Aunque la protección elevara al principio los precios que pagaría el consumidor, la industria sería tan eficiente una vez desarrollada que bajarían, de hecho, los costes y los precios. Un arancel estaría justificado si los beneficios que reportara a los consumidores más tarde fueran suficientemente grandes para compensar los altos precios soportados durante el período de protección. 
Este argumento debe sopesarse con cautela. Los estudios históricos muestran algunos casos reales de industrias nacientes que se desarrollaron y lograron valerse por sí solas. Y algunos estudios de los países que han conseguido industrializarse recientemente (como Singapur y Corea) indican que a menudo éstos nan protegido sus industrias manuí'actu-re ras de las importaciones durante las primeras fases de la industrialización. Pero la historia de los aranceles revela aún más casos contrarios de industrias eternamente protegidas que no han dejado los pañales después de muchos anos.

martes, 16 de diciembre de 2014

El argumento de la relación de intercambio o el «arancel óptimo».

Un argumento válido para imponer aranceles es que desplazarán la relación de intercambio en favor del país que los imponga y en contra del extranjero. (Recuérdese que la relación de intercambio representa el cociente entre los precios de las exportaciones y los precios de las importaciones.) Este argumento se basa en la idea de que cuando un gran país establece aranceles sobre las importaciones, éstos reducen el precio mundial de sus importaciones, al tiempo que aumentan los precios de sus exportaciones. Al desplazar la relación de intercambio en favor de un país, éste puede exportar menos trigo y aviones para pagar las importaciones de petróleo y automóviles. El conjunto de aranceles que maximiza las rentas reales interiores cíe un país se denomina arancel óptimo.
El argumento de la relación de intercambio data de hace 150 años, se debe al defensor del libre comercio John Stuart Mili y ha sido desempolvado recientemente por los teóricos del comercio. Es el único que sería válido en condiciones de pleno empleo y competencia perfecta. Podemos comprenderlo considerando el sencillo ejemplo del arancel óptimo sobre el petróleo en el caso de un país grande. Un arancel óptimo sobre el petróleo elevaría el precio nacional con respecto al extranjero. Pero como disminuiría su demanda como consecuencia y como constituiría una parte significativa de la demanda mundial de petróleo, el precio mundial de mercado bajaría, por lo que parte del arancel recaería, en realidad, sobre los extranjeros. (Vemos que un país muy pequeño no podría utilizar este argumento, ya que no puede influir en los precios mundiales.) ¿No hemos encontrado entonces un argumento teóricamente seguro en favor de los aranceles? La respuesta sería afirmativa si pudiéramos olvidarnos de que se trata de una política de «empobrecer al vecino» y no tener en cuenta las reacciones de otros países. 
Sin embargo, probablemente éstos reaccionarán. Después de todo, si Estados Unidos impusiera un arancel óptimo de un 30 por ciento sobre sus importaciones, ¿por qué la Unión Europea. Japón y Brasil no iban a imponer un arancel de 30 ó 40 por ciento sobre las suyas? A la larga, como todos los países harían cálculos e impondrían su propio arancel óptimo nacional, el nivel global de aranceles podría ascender a 30 ó 50 por ciento. A la larga, seguramente esa situación no mejoraría ni el bienestar económico mundial ni el individual. Cuando todos los países imponen aranceles óptimos, es probable que disminuya el bienestar económico de todo el mundo, ya que aumentan los obstáculos al libre comercio. Todos se beneficiarían si suprimieran las barreras comerciales.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Argumentos potencialmente válidos en favor de la protección

Consideremos, por último, tres argumentos en favor de la protección que pueden tener un verdadero mérito económico: 

• Los aranceles pueden alterar la relación de intercambio en favor de un país. 

• La protección arancelaria temporal de una «industria infantil» que tiene un potencial de crecimiento puede ser eficiente a largo plazo. 

• En determinadas condiciones, los aranceles pueden ayudar a reducir el desempleo.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Ayuda para hacer frente a las importaciones

En Estados Unidos y en otros países, las empresas y los tra bajadores que resultan perjudicados por la competencia extranjera intentan conseguir protección en forma de aran celes o de contingentes. Actualmente, el Congreso de Es jados Unidos se ocupa relativamente poco de la cuestión dos aranceles. Este se dio cuenta de que la política arancelaria era demasiado controvertida y ereó unos organismos especializados para examinar las quejas. Generalmente h solicitud de ayuda es analizada por el Departamento de Comercio y la Comisión de Comercio Exterior (Interna tional Trade Comunión) de Estados Unidos Entre las medidas de ayuda se encuentran las siguientes-
• La clausula de descuelgue fue popular en épocas anteriores. Prevé la concesión de ayuda temporal para hacer trente a las importaciones (los aranceles los contingentes de importaciones o los contingentes de exportaciones negociados con otros países) cuando una industria ha resultado «perjudicada» por las importaciones. Una industria resulta perjudicada cuando su producción, su empleo y sus beneficios hgn disminuido y las importaciones han aumentado. 
• Los aranceles antidumping se aplican cuando un país vende a otro a precios inferiores a sus costes medios o a precios más bajos que los que cobra en el mercado nacional. Cuando se observa esta práctica, se establece un gravamen sobro el bien importado. 
• Los gravámenes compensatorios se establecen cuando los extranjeros subvencionan las exportaciones a Estados Unidos. Este tipo de ayuda es la que ha conseguido mayor popularidad y se ha aplicado en cientos de casos.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Aranceles de represalia.

Aunque algunas personas estén de acuerdo en que un mundo de libre comercio es el mejor de todos los mundos posibles, señalan que no es el mundo en el que vivimos. Afirman: «Mientras otros países limiten las importaciones o discriminen a nuestros productos, no tendremos más remedio que jugar al mismo juego para defendernos. 
Estaremos de acuerdo con el llore comercio mientras sea limpio. Pero debemos jugar en igualdad de condiciones.» Aunque este argumento parece sensato, no está bien fundamentado en el análisis o la historia económicos. Como hemos visto, cuando otro país eleva sus aranceles, es como si elevara sus costes de transporte. 
Pero si Francia decidiera frenar el comercio poniendo minas en sus puertos, ¿deberíamos minar los nuestros? Pocos pensarían que sí. Del mismo modo, si otros países decidieran reducir su vitalidad económica imponiendo aranceles sobre sus importaciones, no sería sensato perjudicarnos aún más imponiendo también nosotros aranceles. 
El único sentido posible del argumento de que debemos tomar represalias cuando un país eleva sus aranceles es que nuestra amenaza pueda disuadirle de elevarlos. Esa fue la justificación que dio explícitamente el gobierno de Estados Unidos cuando defendió en 1982 la protección (en el Economic Report of the President):
La intervención en el comercio internacional... aun cuando sea costosa para la economía de Estados Unidos a cono plazo, puede estar justificada, sin embargo, si cumple el propósito estratégico de elevar el coste de la política intervencionista de otros gobiernos. Así pues, unas medidas debidamente diseñadas pueden desempeñar un importante papel... destinado a convencer a otros países de que reduzcan las distorsiones de su comercio.

jueves, 11 de diciembre de 2014

La competencia de/ trabajo extranjero barato.

El argumento más convincente en favor de la protección es que el libre comercio expone a los trabajadores de Estados Unidos a la competencia de trabajadores extranjeros muchc más baratos. Según este argumento, la única manera preservar ios elevados salarios de Estados Unidos es piv. teger a los trabajadores interiores manteniendo alejados los bienes producidos en jos países de bajos salarios o poniéndoles elevados aranceles. Una versión extrema esta afirmación es que en condiciones de libre comercio salarios de Estados Unidos convergerían con los salari extranjeros mucho más bajos. Este argumento fue o'cfe:\ do a bombo y platillo por el candidato presidencial Ross Perot durante los debates sobre el Acuerdo Norteamericano de Libre Comercio (NAf-TA) (véase la cita que encabeza este capítulo).
Este argumento es superficialmente atractivo, pero tiene un gran fallo: no tiene en cuenta el principio básico de la ventaja comparativa. La razón por la que $ps trabajadores norteamericanos ganan unos salarios más altos se halla en que son, en promedio, más productivos. Si su salario de equilibrio es tres veces el de México, es porque son, en promedio, alrededor de tres veces más productivos en la fabricación de bienes que pueden comerciarse. Ei comercio fluye de acuerdo con la ventaja comparativa y no de acuerdo con la ventaja absoluta.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Aranceles para proteger a grupos de intereses especiales.

La fuente más importante de presión en favor de los aranceles protectores proviene de poderosos grupos de intereses especiales. Tanto las empresas cormHos trabajadores saben muy bien que un arancel sobre sus productos les ayuda, cualesquiera que sean sus consecuencias para la producción y el consumo. Adam Sinirh lo comprendió muy bien cuando escribió: Esperar libertad de comercio es tan absurdo como esperar la Utopía. No sólo se oponen irresistiblemente a ella los prejuicios del público, sino, lo que es mucho más invencible, los intereses privados de muchos individuos.
Si el libre comercio es tan beneficioso para el país en su conjunto, ¿por qué los defensores del proteccionismo continúan teniendo tanta influencia en el Congreso? Los pocos que se benefician ganan mucho con la protección y, por lo tanto, dedican mucho dinero a presionar a los políticos. En cambio, el arancel sobre un producto afecta levemente a los consumidores, por lo que las pérdidas son pequeñas y están repartidas y el individuo tiene pocos incentivos para gastar recursos en expresar sus opiniones sobre cada arancel. Hace cien años se utilizaba el soborno directo para conseguir los votos necesarios para que se aprobara una ley arancelaría. Actualmente, hay en Estados Unidos poderosos comités de acción política (PAC) financiados por los sindicatos o las empresas que reúnen abogados y solicitan apoyo para los aranceles o los contingentes sobre los textiles, la madera, los automóviles, el acero, el azúcar v otros bienes.
Si los votos políticos estuvieran en proporción exacta al beneficio económico total, iodos los países abolirían la mayoría de los aranceles. Pero los dólares de intereses económicos no siempre tienen una representación proporcional. Es mucho más difícil organizar a las masas de con sumidores y productores para que clamen en favor de las ventajas del libre comercio que organizar a unas poras compañías o sindicatos para que hagan propaganda m con tra del «trabajo mexicano barato» o «de la compcunna M ponesa desleal». En todos los países, los im un-ibUs mr migos del libre comercio son los inferí Mpetfl ih la empresas y los trabajadores protegidos

martes, 9 de diciembre de 2014

Argumentos poco sólidos en favor de los aranceles

El mercantilismo. Se ha atribuido a Abraham Lincoln la siguiente afirmación: «Yo no sé gran cosa de aranceles. Lo que sí sé es que cuando compro una chaqueta de Inglaterra, yo me quedo con la chaqueta e Inglaterra con el dinero. mientras que si la compro en Estados Unidos, yo me quedo con la chaqueta y Estados Unidos con el dinero.» Este razonamiento es una antigua falacia característica de los llamados escritores mercantilistas de los siglos xvu y xvm. Éstos consideraban afortunado al país que vendía más bienes de los que compraba, pues una balanza de comercio tan «favorable» significaba que entraba oro en el país para pagar su exceso de exportaciones. El argumento mercantilista confunde los medios con los fines. La acumulación de oro o de dinero no mejora el nivel de vida de un país. L1 dinero no posee valor por sí mismo, sino por lo que puede comprarse con él en otros países. Actualmente, la mayoría de los economistas rechaza, pues. Ja idea de que la recaudación de aranceles para tener un superávit comercial mejora el bienestar económico de un país.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Objetivos no económicos

Si alguna vez le toca al lector participar en una controversia académica y se le asigna el papel de defensor del libre comercio, reforzará su defensa si admite, desde el primer momento, que el bienestar económico no es el único objetivo de la vida. No hay duda de que un país no debe sacrificar su libertad y su seguridad nacional para obtener del comercio unos pocos dólares de renta adicional. Un buen ejemplo es el caso de la industria de semiconductores de Estados Unidos. En la década de 1980, el De parlamento de Defensa afirmó que sin una industria de semiconductores independiente, el ejército dependería excesivamente de los proveedores de chips de Japón y de otros países para el armamento de alta tecnología. Esta idea llevó a acordar proteger la industria. Los economistas se nos traron escépticos respecto al valor de esta postura. Su argumentación no ponía en cuestión el objetivo de la seguridad nacional, sino que centraba la atención en la eficiencia de los medios utilizados para lograr el resultado deseado. Pensaban que la protección era más cara que una política destinada a la industria, por ejemplo, una subvención o un programa para comprar un número mínimo de chips de alfa calidad. La seguridad nacional no es el único objetivo no económico de la política comercial. Los países pueden desear preservar sus tradiciones culturales o su medio ambiente. Francia ha afirmado rccieniemenle que su cultura nacional necesita protegerse de películas norteamericanas como Termina tor 2. Se teme que una oleada de productos de Holly- wood inunde la industria cinematográfica francesa, por lo que Francia ha mantenido rigurosos contingentes sobre el número de películas y espectáculos norteamericanos que pueden importarse, defendiendo su postura a pesar de las fuertes presiones ejercidas por Estados Unidos en la ronda más reciente de negociaciones comerciales. Otro ejemplo es la decisión del gobierno suizo de prohibir el paso de camiones por Suiza en un intento de preservar Ja tranquilidad y el aire de sus valles montañosos.

sábado, 6 de diciembre de 2014

ANÁLISIS ECONÓMICO DEL PH3TECCIONISMO

Los argumentos a favor de la protección por medio de aranceles o de contingentes de la competencia de las importaciones extranjeras son de muchos tipos. He aquí los principales: 
• Los argumentos no económicos que sugieren que es deseable sacrificar bienestar económico a firi de subvencionar otros objetivos nacionales 
• Aquellos que se deben a que no se comprenden correctamente la lógica económica, como el principio de la ventaja comparativa 
• Algunos análisis que no son válidos en un mundo perfectamente competitivo y de pieno empleo, pero que contienen alguos gérmenes de verdad cuando el país es lo suficientemente grande para influir en sus precios de importación o exportaran, así como cuando padece desempleo. Muchos de estos argumentos tienen cien años; otros han sido expuestos por una escuela conocida con el nombre de «nuevo análisis económico internacional».

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Ejemplo: aranceles y textiles.

Rellenemos algo este esqueleto analítico examinando las consecuencias de un arancel específico, por ejemplo, de un arancel sobre el vestido. Actualmente, los aranceles sobre las importaciones de textiles y confección se encuentran entre los más altos de Estados Unidos (véase el Cuadro 35-2). ¿Cómo afectan estos elevados aranceles a los consumidores y a los productores ? En primer lugar, el arancel sube los precios de la confección nacional; cuesta más comprar un traje o un vestido que en condiciones de libre comercio.
Como consecuencia de la subida de los precios, muchas fábricas que habrían quebrado, dada su menor ventaja comparativa en la producción de textiles, continúan abiertas. Apenas son rentables, pero consiguen de alguna manera suficientes ventas para continuar produciendo. También hay algunos trabajadores más empleados en este sector, aunque debido a las presiones de la competencia extranjera los sdarios del textil se encuentran entre los más bajos de la industria manufacturera.
Desde el punto de vista nacional, Estados Unidos está despilfarrando recursos en los textiles. Estos trabajadores, materias primas y capital se utilizarían más productivamente en otros sectores, tal vez en la producción de computadoras, maíz o aviones.
El potencial productivo del país es menor debido a que mantiene factores de producción en una industria en la que ha perdido su ventaja comparativa. Los consumidores están pagando, desde luego, esta protección de la industria textil con unos precios más altos. Su renta les reporta menos satisfacción que si pudieran comprar textiles a Hong Kong, Corea o China a unos precio* a los que no se añadieran los elevados aranceles.
Los consumidores se ven inducidos a reducir su compra de vestido, canalizando los fondos hacia los alimentos, el transporte o las actividades recreativas. cuyos precios han bajado relativamente como consecuencia del arancel. Por otro lado, el Estado obtiene algunos millones de dólares de ingresos generados por los aranceles sobre los textiles. Éstos pueden utilizarse para comprar bienes públicos o para reducir otros impuestos, por lo que (a diferencia de lo que ocurre con la pérdida del consumidor o de la ineficiencia productiva), no se trata de una verdadera carga social.
Una vez concluido el análisis de la influencia Je los aranceles en el precio y la cantidad de un bien, pasamos a examinar los argumentos a favor y en contra de la prolección de las industrias nacionales del comercio exterior.

martes, 2 de diciembre de 2014

Los costes económicos de los aranceles - II

El área A es la pérdida neta que se registra porque la producción interior es más costosa que la extranjera. Cuando sube el precio interior, las empresas se ven inducidas a aumentar la utilización de capacidad interior relativamente costosa. Producen hasta el punto en el que el coste marginal es de 6$ por unidad (en lugar de 4$ por unidad en condiciones de libre comercio). Las empresas reabren las antiguas fábricas ineficientes o aumentan los turnos en las existentes. Desde el punto de vista económico, la utilización de estas plantas de altos costes es ineficiente, pues el nuevo vestido producido por estas fábricas a un coste marginal medio del 5S podría comprarse en el extranjero a 4$. El nuevo coste social de esta producción relativamente costosa es el área A y es igual a 50$. 
• Al ser más alto el precio, el país experimenta, además, una pérdida neta representada por el área C. Es la pérdida de excedente del consumidor que no puede contrarrestarse con los beneficios de las empresas o los ingresos arancelarios. Es fácil ver que esta área también es de 50$.
Por lo tanto, la pérdida social total generada por el arancel es de 100$ calculada de las dos formas. La Figura 35-9 muestra una característica que es importante para comprender la política y la historia de los aranceles. Cuando se establece un arancel, éste incide, en parte, en la eficiencia económica, pero sobre todo en la redistribución. En el ejemplo de la Figura 35-9, las áreas A y li representan pérdidas de eficiencia derivadas de la elevada producción nacional y del bajo consumo, respectivamente. Partiendo de los supuestos simplificadores utilizados antes, las pérdidas de eficiencia son iguales a los dos pequeños triángulos y suman 100$. Sin embargo, la redistribución implícita es mucho mayor e igual a los 200S de aranceles cobrados a los consumidores de Ja mercancía más 250$ de mayores beneficios. Los consumidores estarán insatisfechos con el mayor coste del producto, mientras que los productores nacionales y los trabajadores de esas empresas se beneficiarán. Vernos por qué las batallas sobre la restricción de las importaciones suelen centrarse más en las ganancias y las pérdidas redistributivas que en las cuestiones relacionadas con la eficiencia económica.
La imposición de un arancel produce tres efectos. Fomenta la producción nacional ineficiente; exige a los consumidores reducir sus compras del bien al que se ha aplicado el arancel por debajo del nivel eficiente y recauda ingresos para el lisiado. Sólo los dos primeros efectos imponen necesaiianvnle costes de eficiencia a la economía.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Los costes económicos de los aranceles - I

Los costes económicos de los aranceles ¿Que ocurre cuando América establece un arancel de 2$ sobre el vestido, como en la Figura 35-8? Se producen tres efectos: I) los productores nacionales, al actuar bajo el paraguas de precios que proporciona el arancel, ahora pueden expandir la producción; 2) los consumidores se encuentran con unos precios más altos y, por lo tanto, reducen su consumo, y 3) el listado recauda los ingresos derivados del arancel. 
Los aranceles crean ineficiencia ce-ouómica. Más concretamente, cuando se imponen aianceles, la pérdida económica que experimentan los consumí dores es superior a los ingresos que recauda el lado más los beneficios adicionales que obtienen los productores. 
Análisis gráfico. 
La Figura 35-9 muestra el coste económico de un arancel. Las curvas de oferta y demanda son idénticas a las de la Figura 35-8, pero se destacan tres áreas. 
• El área B representa los ingresos que genera el arancel al Estado. Es igual a la cuantía del arancel multiplicado por las unidades de importaciones y asciende en total a 200$. 
• Un arancel eleva el precio en los mercados interiores de 4$ a 6$ y los productores aumentan su producción a 150. Por lo tanto, los beneficios totales aumentan en 250$, están representados por el rectángulo LEHM y son iguales a 200$ por las antiguas unidades y 50$ adicionales por las 50 nuevas unidades. 
• Por último, obsérvese que los consumidores pagan un alto precio. La pérdida total de excedente del consumidor está representada por el área LMJF y es igual a 550$. El efecto social global es, pues, una ganancia para los productores de 250$, una ganancia para el Estado de 200$ y una pérdida para los consumidores de 550$. El coste social neto (atribuyendo la misma importancia a cada uno de estos dólares) es, pues, de 100$. Podemos considerar que es igual a las áreas A y C.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Las barreras comerciales - III

Los costes de transporte. ¿Cuáles son los costes de transporte? El coste de transportar bienes voluminosos y perecederos produce el mismo efecto que los aranceles, reduciendo el grado de especialización regional beneficiosa. Por ejemplo, si cuesta 2$ por unidad transportar vestido de Europa a Estados Unidos, el equilibrio de oferta y demanda seria el de la Figura 35 8, en la que el precio americano es 2$ superior al europeo. Pero existe una diferencia entre la protección y los costes de transporte: los costes de transporte son impuestos por la Naturaleza es decir, por las distancias, las montañas y los ríos mientras que los aranceles restrictivos son claramen te responsabilidad de los países. De hecho, un economista los ha llamado «ferrocarriles negativos». La imposición de un arancel produce los mismos efectos económicos que tirararena a los motores de las embarcaciones que transportan a nuestras costas bienes procedentes de otras tierras.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Las barreras comerciales - II

El arancel no prohibitivo. Unos aranceles más moderados (menos de 4S por unidad de vestido) perjudicarían al comercio, pero no lo ahogarían totalmente. La Figura 35-8 muestra el equilibrio en el mercado de vestido con un arancel de 2$. Suponiendo de nuevo que no hay costes de transporte, un arancel de 2$ significa que el vestido extranjero se venderá en América a 6$ por unidad (igual al precio mundial de 4$ más el arancel de 2$). F1 resultado de equilibrio de un arancel de 2$ es una re ducción del consumo interior (o de la cantidad demandada) de 300 unidades correspondientes al equilibrio con libre comercio a 250 una vez establecido el arancel, un aumento de la producción interior de 50 unidades y una reducción de la cantidad de importaciones de 100 unidades, liste ejemplo resume el efecto económico de los aranceles: 
  Un arancel tiende a elevar el precio, a reducir las cantidades consumidas e importadas y a aumentar la producción interior. 
Los contingentes. Los contingentes producen el mismo efecto cualitativo que los aranceles. Un contingente prohibitivo (que impidiera todas las importaciones) lograría el mismo resultado que un arancel prohibitivo. El precio y la cantidad retornarían al equilibrio sin comercio del punto A' de la Figura 35-8. Un contingente menos riguroso limitacia las importaciones a 100 unidades de vestido- este contingente sería igual a la línea discontinua HJ de la gura 37-2. Un contingente de 100 unidades conduciría al mismo precio y a la misma producción de equilibrio cinc el arancel de 2S. Aunque no existe ninguna diferencia esencial entre los aranceles y los contingentes, sí hay algunas diferencias su "les. Un arancel aporta ingresos al Estado, permitiendo tal vez reducir otros impuestos y contrarrestando así parte del daño causado a los clientes del país importador. Un contingente, en cambio, proporciona los Ixsnelicius de la diferencia de precios resultante a los importadores que tienen la suerte de conseguir un permiso o una licencia para importar. 
Esto pueden agasajar o incluso sobornar a los funcionarios en cargados de conceder las licencias de importación. Como consecuencia de estas diferencias, los economistas suelen considerar que los aranceles son menos perjudiciales Sin embargo, si un gobierno está decidido a imponer contingentes, subasta las escasas licencias para establecer contingentes sobre las importaciones de modo que sea el Es la do y no el importador o el exportador el que obtenga los ingresos derivados del escaso derecho a importar; de esa manera, la inirociaJa tampoco se sentirá tentada a asignar los derechos por sobornos, amistades o nepotismo.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Las barreras comerciales - I

Durante siglos, los gobiernos han recurrido a los aranceles y a los contingentes para recaudar ingresos e influir en el desarrollo de determinadas industrias. Desde el siglo xvm —en que el parlamento británico intentó imponer aranceles sobre el té, el azúcar y otras mercancías a sus colonias americanas— la política arancelaria ha sido suelo fértil para las revoluciones y las luchas políticas. Para comprender los efectos económicos de los aranceles y los contingentes, podemos utilizar el análisis de oferta y demanda. En primer lugar, obsérvese que un arancel es un impuesto sobre las importaciones. El Cuadro 35-2 muestra algunos aranceles representativos que existían en los años ochenta en Estados Unidos y en Japón. A título de ejemplo, Estados Unidos tiene actualmente un arancel de «n 2,5 por ciento sobre los automóviles. Si un automóvil extranjero cuesta 10.000S, el precio interior incluido el arancel es de 10.250$. Un contingente es una limitación de la cantidad de importaciones. Estados Unidos tiene contingentes sobre numerosos productos como los cacahuetes, los textiles y el vacuno.
El arancel prohibitivo. 
El caso más fácil de analizar es el arancel prohibitivo, que es aquel que es tan alto que ahoga totalmente los incentivos para importar. Volviendo a la Figura 35-7, ¿qué ocurriría si el arancel sobre el vestido fuera superior a 4S por unidad (es decir, más que la diferencia entre el precio americano sin comercio de K.S y el mundial de 4$)? Este arancel seria prohibitivo y ahogaría todo el comercio de vestido. Cualquier importador que comprara vestido al precio mundial de 4S podría venderlo en América, a lo sumo, por el precio sin comercio de 8$. Pero el arancel que habría de pagar el importador sería superior a la diferencia entre el precio americano y el mundial. Por lo tanto, los aranceles prohibitivos matan todo el comercio.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

ANÁLISIS DEL COMERCIO Y DE LOS ARANCELES BASADO EN LA OFERTA Y LA DEMANDA - II

El equilibrio en ausencia de comercio. 
Supongamos que los costes de transporte o los aranceles del vestido fueran prohibitivos (por ejemplo, de 100$ por unidad de vestido). ¿Dónde se encontraría el equilibrio sin comercio? En este caso, el mercado americano de vestido se hallaría en la intersección de la oferta y la demanda nacionales, representada por el punto N de la Figura 35-7. En este punto sin comercio, los precios serían relativamente altos, 8S por unidad, y los productores nacionales satisfarían toda la demanda. Libre comercio. Abramos ahora el comercio de vestido. En ausencia de costes de transporte, de aranceles y de contingentes, el precio de América debe ser igual al mundial. ¿Por qué? Porque si fuera superior, los empresarios astutos comprarían donde el vestido fuera barato (Europa) y venderían donde fuera caro (América): es decir. Europa exportaría vestido a América. Una vez que los flujos comerciales se hubieran adaptado totalmente, el precio americano sería igual al mundial. (En un mundo con costes de transporte y aranceles, el precio de América sería igual al precio mundial ajustado para tener en cuenta estos costes.) - 
La Figura 35-7 muestra cómo se determinan los precios. las cantidades y los flujos comerciales en este ejemplo del vestido con libre comercio. La recta horizontal correspondiente a 4$ representa la curva de oferta de importaciones; es horizontal, o sea, perfectamente elástica respecto al precio, porque se supone que la demanda americana es demasiado pequeña para influir en el precio mundial del vestido. 
Una vez abierto el comercio, entra una comente de importaciones en América, reduciendo el precio del vestido hasta que es igual al precio mundial de 4$ por unidad. En ese nivel, los productores nacionales ofrecen la cantidad ME. o sea, 100 unidades, mientras que los consumidores desean comprar 300. 
La diferencia, representada por la línea discontinua EF, es la cantidad de importaciones. ¿Quién ha decidido qué América importara precisamente esa cantidad de vestido y que los productores nacionales sólo ofrecieran 1(X) unidades? ¿Una agencia europea de planificación? ¿Un cartel de empresas de confección? No, la cantidad de comercio ha sido determinada por la oferta y la demanda. Podemos decir, además, que en el equilibrio sin comercio el nivel de precios determina la dirección de los (lujos comerciales. 
En ausencia de comercio, los precios americanos eran más altos que los europQos, por lo que entraban bienes en América. Recuérdese esta regla paradójica: en condiciones de libre, comercio, los bienes fluyen de los lugares en los cuales ¡os precios son bajos hacia los lugares en los cuales son altos. Cuando se abren los mercados al libre comercio, el vestido fluye del mercado europeo en el cual los precios son bajos al mercado americano en el cual son altos

martes, 25 de noviembre de 2014

ANÁLISIS DEL COMERCIO Y DE LOS ARANCELES BASADO EN LA OFERTA Y LA DEMANDA - I

Libre comerciq1 o ausencia de comercio 
La leona de la ventaja comparativa puede aclararse por medio de la oferta y la demanda de bienes en el comercio exterior. Consideremos solamente el caso del mercado de vestido de América. Supongamos para facilitar el análisis que América constituye una pequeña parte del mercado, por lo que no puede influir en el precio mundial del vestido. (Este supuesto nos permitirá analizar con suma facilidad la oferta y la demanda: el caso más realista en el cual un país puede influir en los precios mundiales se analizará más adelante en este capítulo.) 1 ,a Figura 35-7 muestra las curvas de oferta y demada de vestido de América. 
La curva de demanda de los consumidores americanos es la DD y la curva de oferta interior de las empresas americanas es la SS. Suponemos que el precio del vestido es determinado en el mercado mundial (se supone que éste es mucho mayor que el americano) y que es igual a 4$ por unidad. 
Aunque en el comercio internacional las transacciones se realizan en diferentes monedas, de momento podemos simplificar convirtiendo la curva de oferta expresada en moneda extranjera en una curva de oferta expresada en moneda nacional, utilizando el tipo de cambio actual.

viernes, 14 de noviembre de 2014

EL PROTECCIONISMO

La teoría de la ventaja comparativa muestra que los países pueden beneficiarse de la especialización y de la división internacional del trabajo. A pesar de estas observaciones económicas establecidas, los parlamentos se ven asediados continuamente por grupos que presionan para que se adopten medidas «proteccionistas» consistentes en aranceles o en contingentes sobre las importaciones. En Estados Unidos, existe una disputa permanente entre el Congreso y el presidente sobre la conveniencia de aprobar medidas que protejan las industrias nacionales de las importaciones baratas. ¿l-s el proteccionismo una política económica sensata? Los economistas generalmente están de acuerdo en que no lo es ("tven que el libre comercio fomenta una división del trabajo entre los países que es mutuamente beneficiosa y de que el 1 ornen 10 libre y abierto permite a cada país auincntni mi piodueeion y mis posibilidades de consumo, elevando el nivel de vida del mundo.
Pero muchas personas discrepan de esta afirmación. Lo mismo que Alexander Hamilton quería levantar muros arancelarios en torno a las industrias manufactureras de Estados Unidos en 1789, actualmente algunas personas sostienen que es necesario proteger las industrias de la competencia extranjera.

jueves, 13 de noviembre de 2014

MATIZACIONES Y CONCLUSIONES

Con esto darnos por concluido nuestro análisis de la elegante teoría de la ventaja comparativa. Sus conclusiones se aplican a cualquier número de países y de mercancías. También puede generalizarse para abordar los casos en los que hay muchos factores, en los que varían las proporciones de factores y hay rendimientos decrecientes. 
Pero la ventaja comparativa tiene sus limitaciones. Su principal defecto se encuentra en sus supuestos clásicos, pues supone que la economía competitiva funciona fluidamente, que los precios y los salarios son flexibles y que no hay desempleo involuntario. ¿Se cumpliría también la teoría si los trabajadores del automóvil, suspendidos de empleo al aumentar rápidamente Ja proporción de automóviles japoneses vendidos en el mercado norteamericano, no pudieran encontrar trabajo fácilmente? ¿Qué ocurriría si la sobrevaloración del tipo de cambio del dólar redujera la demanda de obreros industriales y éstos no pudieran encontrar un empleo parecido en otros sectores? En esos casos, el comercio podría muy bien desplazar a un país a puntos situados por debajo de su FPP al aumentar el desempleo y disminuir el PIB. 
Cuando la economía se encuentra en una depresión o funciona mal, no podemos estar seguros de que los países se beneficiarán del comercio o de que la teoría de la ventaja comparativa se cumplirá en todos los casos. Dada esta matización, apenas cabe extrañarse de que teoría de la ventaja comparativa tenga menos defensores durante los períodos de grandes perturbaciones macroeconómicas. Durante la Gran Depresión de los años treinta, al aumentar el desempleo y disminuir la producción real, l0s países levantaron grandes muros arancelarios en sus fronteras por lo que el volumen de comercio exterior disminuyó acusadamente. 
La ventaja comparativa recuperó su prestigio en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, debido a que la integración económica de los países industriales modernos condujo a un período de crecimiento económico sin precedentes. 
Pero en todas las recesiones el trabajo y el capital subutilizados presionan pitra que se protejan sus mercados de la competencia extranjera. Estas épocas de la historia nos recuerdan que la teoría clásica de la ventaja comparativa sólo es estrictamente válida cuando los tipos de cambio, los precios y los salarios son adecuados y cuando la política macroeconómica elimina los grandes ciclos económicos o las perturbaciones comerciales del panorama económico.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Comercio triangular y multilateral

Al introducir muchos países en el análisis, a América le resultará beneficioso practicar un comercio triangular o multilateral con muchos otros países. Generalmente, el comercio bilateral entre dos países no es equilibrado. La Figura 35-6 muestra un sencillo ejemplo de flujos de comercio triangular; las Hechas indican la dirección de las exportaciones. América compra bienes de consumo a Japón. Japón compra petróleo y mercancías primarias a los países en vías de desarrollo y los países en vías de desarrollo compran maquinaria y computadoras a América. En realidad, los patrones comerciales son aun más complejos que este ejemplo triangular. La naturaleza multilateral del comercio muestra la falacia de los argumentos a favor del equilibrio bilateral entre deferirá nados países. Por ejemplo, el gran desequilibrio bilateral entre Estados Unidos y Japón ha alentado un sentimiento proteccionista y ha llevado a la Administración Clinton a amenazar con imponer sanciones comerciales a Japón. Pero el equilibrio bilateral no tiene por sí mismo ningún significado económico. Incluso los países que tienen una balanza por cuenta corriente nula experimentan superávit con algunos países y déficit con oíros. ¿Qué ocurriría si. todos los países firmaran acuerdos comciciales bilaterales que equilibraran el comercio entre cada par do ellos? El comercio disminuiría acusadamente las importaciones serían iguales a exportaciones pero su valor sería igual al de las que antes fueran
más pequeñas de las dos. Las ganancias derivadas del comercio disminuirían significativamente.

martes, 7 de octubre de 2014

EXTENSIÓN A MUCHAS MERCANCÍAS Y PAÍSES

El mundo del comercio internacional está formado por más de dos países y de dos mercancías. Sin embargo, los principios que hemos explicado en el ejemplo anterior apenas varían en las situaciones más realistas. 
Muchas mercancías
Cuando dos países producen muchas mercancías con costes constantes, los bienes pueden ordenarse de acuerdo con la ventaja o coste comparativo de cada uno. Supongamos, por ejemplo, que las mercancías son el trigo, los aviones, las computadoras, los automóviles, el vino y el calzado, todos ellos ordenados en la secuencia mostrada en la Figura 35 5 en función de su ventaja compnrulivu. Como se observa en la figura, de todas las mercancías, el trigo es el menos caro en América en relación con sus cosiesen Europa. Europa tiene su mayor ventaja comparativa en el calzado, mientras que su desventaja es algo menor en el vino que en el calzado. Podemos estar casi seguros de que la introducción del comercio llevará a América a producir y exportar trigo y Europa producirá y exportará calzado. Pero ¿dónde se encontrará la línea divisoria? ¿Entre los automóviles y las computadoras? ¿O entre el vino y e! calzado? ¿O en una de las mercancías y no entre ellas, de tal manera que los automóviles, por ejemplo, se producirán en ambos lugares? El lector no se sorprenderá al ver que la respuesta depende de la fuerza comparativa de las demandas internaciones de los diferentes bienes. Si imaginamos que las mercancías son como cuentas colocadas en un hilo de acuerdo con su ventaja comparativa, la fuerza de la oferta y de la demanda-determinará la línea divisoria entre la producción americana y la europea. Así, por ejemplo, un aumento de la demanda de aviones y trigo tenderá a modificar los precios en un sentido favorable a los bienes americanos. Esa modificación podría llevar a América a especializarse tanto en las áreas en las que tiene una ventaja comparativa que ya no fuera rentable producir en las "reas en las que tiene una desventaja comparativa, como el vino.

lunes, 6 de octubre de 2014

Apertura del comercio - IV

Antes de abrir las fronteras al comercio, el mundo se encuentra en el punto B. Se trata de un punto ineficiente —situado por debajo de la FPP mundial— ya que las regiones tienen diferentes niveles de eficiencia relativa en los diferentes bienes. Una vez abiertas las fronteras al comercio, el mundo se desplaza al punto E, que representa el equilibrio de libre comercio. En ese punto, los países se especializan en las áreas en las que tienen una ventaja comparativa.

Al haber libre comercio en los mercados competitivos, el mundo se encuentra en su frontera de posibilidades de producción.

domingo, 5 de octubre de 2014

Apertura del comercio - III

Del mismo modo, la Figura 35-2(b) muestra las posibilidades de consumo de Europa después del comercio mediante la flecha negra que va en sentido sureste y que tiene una pendiente de -2/3 desde su mejor punto de especialización. 
Los puntos E de la figura muestran el resultado final. En este equilibrio de libre comercio, Europa se especializa en la producción de vestido y América en la de alimentos. Europa exporta 133V3 unidades de vestido a cambio de 200 unidades de alimentos de América. Ambas regiones pueden consumir más de lo que producirían por sí solas; ambas se benefician del comercio internacional. La Figura 35-3 muestra las ventajas que tiene el comercio para América. La recta interior de tono gris claro representa la FPP, mientras que la línea exterior de tono gris oscuro muestra las posibilidades de consumo a la relación mundial de precios de 2/v Las flechas indican las cantidades exportadas e importadas. América termina en el punto B \ Comerciando se desplaza a la recta de tono gris oscuro D'A exactamente de la misma forma que si se hubiera realizado un fructífero invento que hubiera desplazado hacia fuera su FPP.
La Figura 35-4 resume las enseñanzas de este análisis. Esta figura muestra la frontera mundial de posibilidades de producción. ¿Cómo se obtiene ésta? La FPP mundial representa la cantidad máxima de producción que puede obtenerse con los recursos mundiales cuando los bienes se producen de la manera más eficiente posible, es decir, con la división del trabajo y la especialización regional más eficientes.
La FPP mundial se construye a partir de las dos FPP regionales de la Figura 35-2 determinando el nivel máximo de producción mundial que puede obtenerse con las FPP de cada país. Por ejemplo, la Figura 35-2 muestra que la cantidad máxima de alimentos que puede producirse (sin ninguna producción de vestido) es de 600 unidades en A menea y 200 en Europa, lo que significa 800 unidades. A continuación se traza este mismo punto (800 unidades de alimentos, 0 de vestido) en la FPP mundial de la Figura 35-4. También puede trazarse el punto (0 unidades de alimentos, 450 de vestido) examinando las FPP regionales. Todos los puntos intermedios se trazan calculando cuidadosamente las cantidades máximas de producción que pueden obtenerse si las dos regiones se especializan eficientemente en los dos bienes.

viernes, 3 de octubre de 2014

Apertura del comercio - II

La relación final de precios dependerá de las demandas relativas de alimentos y de vestido. Si la demanda de alimentos es muy elevada, su precio será relativamente alto. Si fuera tan elevada que Europa produjera alimentos, la relación de precios sería igual a los precios relativos de Europa, o sea, -V4. En cambio, si la demanda de vestido fuera relativamente elevada, subiría su precio relativo; si fuera tan elevada que América produjera vestido, la relación de intercambio sería igual a la relación de precios de América, o sea, 1/2. Si cada región se especializa totalmente en el área de su ventaja comparativa, es decir, Europa sólo produce vestido y América alimentos, la relación de precios se encontrará entre 1/2 y 3/4. La relación exacta dependerá de la fuerza de la demanda.
Supongamos, en nuestro ejemplo, que los niveles de demanda son tales que la relación final de precios es de 2/3 es decir, se venden 3 unidades de alimentos por 2 de vestido. Con esta relación de preeios, cada país puede especializarse —América en los alimentos y Europa en el vestido—- y exportar parle de su producción para pagar sus importaciones a la relación mundial de precios de 2/3 La Figura 35-2 muestra cómo se producirá el comercio. Cada país se enfrenta a una curva de posibilidades de con- sumo que le indica la forma en que puede producir, comerciar y consumir. Esta curva de posibilidades de consumo comienza en el mejor punto de especialización de un país y tiene una pendiente igual a la relación mundial de precios de 2/y La Figura 35-2(a) muestra las posibilidades de consumo de América mediante una (lecha negra que tiene una pendiente de -2/3 que parte de su mejor punto de producción de 600 unidades de alimentos y ningún vestido.

jueves, 2 de octubre de 2014

Apertura del comercio - I

Ahora admitamos la posibilidad de que haya comercio entre las dos regiones. Los alimentos pueden intercambiarse por vestido a la misma relación de precios, es decir, a una relación de intercambio, que indica la relación entre los precios de las exportaciones y los precios de las importaciones. Para indicar las posibilidades de comercio, colocamos las dos FPP en la Figura 35-2. La FPP gris de América muestra sus posibilidades nacionales de producción, mientras que la FPP negra de Europa muestra los términos en los que puede intercambiar en el interior vestido y alimentos. Obsérvese que la FPP de Europa se encuentra más cerca del origen que la de América. ¿Por qué? Porque Europa tiene una productividad menor en ambas industrias; tiene una desventaja absoluta en la producción tanto de alimentos como de vestido.
Sin embargo, Europa no tiene por qué desanimarse por su desventaja absoluta, pues es la diferencia entre las productividades relativos, o sea. la ventaja comparativa, la que hace que el comercio resulte beneficioso. Las rectas exteriores de la Figura 35-2 muestran las ganancias derivadas del comercio. Si América pudiera comerciar a los precios relativos de Europa, podría producir 6(X) unidades de alimentos y moverse en sentido noroeste a lo largo de la recta exterior de color negro de la Figura 35-2(«). donde la recta de tono negro representa la relación de precios o relación de intercambio generada por la FPP de Europa. Del mismo modo, si Europa pudiera comerciar con América y no afectara a sus precios relativos, podría especializarse en el ves'¡do y moverse en sentido sudeste a lo largo de la recta de tono gris claro de la Figura 35-2(b), que es la relación de precios de América antes del comercio.
Relación de precios de equilibrio. Una vez abierto el comercio, debe imperar un conjunto de precios en el mercado mundial. ¿Qué precios? Para que el proceso sea más gráfico, supongamos que en medio del océano se halla un subastador que intenta encontrar los precios que equilibran la oferta y la demanda, es decir, desea encontrar los precios de los alimentos y del vestido a los que las ofertas de alimentos y de vestido sean exactamente iguales. Para ello pide precios y los ajusta cuado se produce un desequilibrio. Cuando llega al nivel de precios de equilibrio, golpea tres veces con el martillo y dice: «¡Adjudicado!».
¿Cuáles serán los precios finales? Sin una mayor información no podemos especificar la relación de precios exacta, pero podemos averiguar el intervalo en el que se encontrará. Los precios deben encontrarse en algún lugar situado entre los precios de las dos regiones. Es decir, sabemos que el precio relativo de los alimentos y del vestido debe hallarse dentro del intervalo 1/2 y 3/4

miércoles, 1 de octubre de 2014

ANÁLISIS GRÁFICO DE LA VENTAJA COMPARATIVA

Utilicemos la frontera de posibilidades de producción (/ PP) para ampliar nuestro análisis de la ventaja comparativa. Continuaremos con el ejemplo numérico basado en los costes del trabajo, pero la teoría tiene la misma validez en un mundo competitivo en el que haya muchos factores 
América sin comercio 
Un el Capítulo 1 introdujimos la FPP, que indica las combinaciones de mercancías que pueden producirse con los recursos y la tecnología de que dispone una sociedad Utilizando los sencillos datos de producción que muestra el Cuadro 35-1 y suponiendo que tanto Europa como América tienen 600 unidades de trabajo, podemos obtener fácilmente la FPP de cada región. El cuadro que acompaña a la Figura 35-1 muestra los posibles niveles de alimentos y vestido que puede producir América con sus factores y su tecnología. La Figura 35-1 representa las posibilidades de producción. La línea gris DA muestra la FPP de América. Ésta tiene una pendiente de -'/2, pues éstos son los términos en los que puede sustituirse productivamente- vestido por alimentos; en los mercados competitivos. La relación de precios entre los alimentos y el vestido también será igual a la mitad. Hasta ahora hemos centrado la atención en la producción y liemos dejado de lado el consumo. Sin embargo, si América se úfala de todo comercio internacional, lo que produzca también será lo que consuma. Supongamos que, dadas las lentas y las demandas del mercado, el punto B de la Figura VS I muestra la producción y el consumo de América en ausencia de comercio. 

martes, 30 de septiembre de 2014

Las ganancias derivadas del comercio

¿Cómo afecta a las dos regiones su apertura al comercio internacional? América en su conjunto sale ganando por el hecho de que el vestido importado cueste menos que el producido en el país. Del mismo modo, Europa sale ganando si se especializa en la producción de vestido y obtiene alimentos más baratos importándolos que produciéndolos en el país. La manera más fácil de analizar las ganancias derivadas del comercio es calcular la influencia de éste en los salarios -vales de los trabajadores. Los salarios reales se miden en la anudad de bienes y servicios que puede comprar un trabajo con la retribución que percibe por una hora de trabajo A partir del Cuadro 35-1, podemos ver que después del comercio los salarios reales son mayores que antes tanto para los trabajadores de Europa como para ¡os de América Supongamos para simplificar que cada trabajador compra una unidad de vestido y una de alimentos. Antes del comercio, este conjunto de bienes de consumo cuesta 3 horas de trabajo a un trabajador americano y 7 a uno europeo

Cuando se abre el comercio y cada país se con. centra en el área en la que tiene una ventaja comparativa, mejora la situación de todo el mundo Los trabajadores de todas las regiones pueden obtener "na cantidad mayor de bienes de consumo a cambio misma cantidad de trabajo cuando la potación se especializa en las áreas en las que tiene »«a ventaja comparativa e intercambia su propia producción por bienes en los que tiene una desventaja relativa. Cuando se abren las fronteras al comercio internacional, aumenta la renta nacional de lodos y cada uno de los países que comercian.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Análisis ricardiano de la ventaja comparativa - II

Antes del comercio. Comencemos viendo qué ocurriría si no hubiera comercio internacional, debido, por ejemplo, a que fuera ilegal o a que hubiera un arancel prohibitivo. El Cuadro 35-1 muestra que el salario real del trabajador americano por 1 hora de trabajo es una unidad de alimentos o 'A, de vestido. El trabajador europeo se encuentra en una situación peor ya que. sin comercio, sólo obtiene ]/} de unidad de alimentos o l/4 de unidad de vestido por hora de trabajo. Es evidente que si hubiera competencia perfecta en cada región aislada, los precios de los alimentos y del vestido serían diferentes en los dos lugares debido a la diferencia entre sus costes de producción. En América, el vestido sería 2 veces más caro que los alimentos, ya que su producción costaría el doble de trabajo. En Europa, el vestido sólo costaría 4/3 de lo que costarían los alimentos. 
  Después del comercio. Supongamos ahora que se suprimen todos los aranceles y se permite que haya libre comercio e imaginemos, para simplificar el análisis, que no hay costes de transporte. En este caso, los bienes Huirían de la región de precios bajos a la de precios altos. De hecho, al no haber costes de transporte, deberían igualarse todos los precios en las dos regiones, lo mismo que el agua de dos vasos comunicantes acaba alcanzando un nivel intermedio común cuando se levanta la barrera ente ellos. 
Por lo tanto, los alimentos se venderían al mismo precio en todas partes y lo mismo ocurriría con el vestido. ¿Cuál es el flujo de bienes cuando se abre el comerció? El vestido es relativamente más caro en América y los alimentos en Europa. Dados estos precios relativos, al no haber ni aranceles ni costes de transporte, pronto se envían alimentos de América a Europa y vestido de Europa a América.
Al penetrar vestido europeo en el mercado americano, los fabricantes americanos de vestido observan que bajan los precios y disminuyen los beneficios, por lo que comienzan a cerrar sus fábricas. En Europa ocurre lo contra rio. 
Los agricultores europeos observan que los precios de los alimentos comienzan a bajar cuando los productos americanos entran en los mercados europeos; sufren pérdidas, algunos quiebran, y se retiran recursos de la agricultura. Una vez producidos todos los ajustes para adaptarse al comercio internacional, observamos que los precios del vestido y de los alimentos se igualan en Europa y en Ame rica. Sin una mayor información sobre las ofertas y las demandas exactas, no podemos saber en qué nivel se igualan, pero sí sabemos que los precios relativos de los alimentos y el vestido deben encontrarse entre la relación tic precios europea (que es de HA si consideramos el cociente entre el precio de los alimentos y el del vestido) y la americana (que es de f/2). Supongamos que la relación final de precios es de 2/3, por lo que se intercambian 2 unidades de vestido por 3 de alimentos. 
Para facilitar el análisis, medimos los precios en dólares americanos y suponemos que en condiciones de libre comercio el precio de los alimentos es de 2$ por unidad y el del vestido de 3$. Por otra parte, las regiones modifican sus actividades productivas; América desvía recursos del vestido e invierte en alimentos, mientras que Europa reduce su sector agrícola y expande su fabricación de vestido. En condiciones de libre comercio, los países encauzan su producción hacia las áreas en las que tienen una ventaja comparativa.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Análisis ricardiano de la ventaja comparativa - I

Ilustremos los principios fundamentales del comercio internacional examinando el caso de América y Europa hace cien años. Si el trabajo (o los recursos, en términos más generales) es en términos absolutos más productivo en América que en Europa, ¿significa eso que América no importará nada? ¿Es sensato desde el punto de vista económico que Europa «proteja» sus mercados con aranceles o contingentes? Estas preguntas fueron respondidas por primera vez por el economista inglés David Ricardo, quien en 1817 demostró que la especialización internacional beneficia a los países, y llamó al resultado ley de la ventaja comparativa. Para mayor sencillez, Ricardo sólo utilizó dos países dos bienes y decidió medir todos los costes en horas de trabajo. Nosotros haremos lo mismo, analizando los alimentos y el vestido de Europa y América El Cuadro 35-1 muestra él principio de la ventaja comparativa. 
En América se necesita I hora de trabajo para producir una unidad de alimentos, mientras que una de vestido cuesta 2 horas de trabajo, hi Europa, el coste es de 3 horas de trabajo en el caso de los alimentos y de 4 en el del vestido. Vemos que América tiene una ventaja absoluta en ambos bienes, pues puede producirlos con una eficiencia absoluta mayor que Europa. 
Sin embargo, tiene una ventaja com/Hira/iva en los alimentos, mientras que Europa tiene una ventaja comparativa en el vestido, ya que los alimentos son relativamente baratos en América y el vestido es relativamente menos caro en Europa. Curtiendo de estos hechos, Ricardo demostró que ambos países se beneficiaban del comercio si se especializaban en las áreas en las que tenían una ventaja comparativa, es decir, si América se especializaba en la producción de alimentos y Europa en la de vestido. En esta situación. América exportaría alimentos para pagar el vestido europeo y Europa exportaría vestido para pagar los alimentos americanos. 
Para analizar los efectos del comercio y las ventajas de especializarse en las áreas de ventaja comparativa, debemos medir las cantidades de alimentos y de vestido que se producirían y consumirían en cada país 1) si no hubiera comercio internacional y 2) si hubiera libre comercio y cada país se especializara en el área en la que tuviera una ventaja comparativa.

sábado, 27 de septiembre de 2014

La lógica de la ventaja comparativa

Para explicar el principio de la ventaja comparativa, comenzamos con un sencillo ejemplo de especialización de los individuos y a continuación pasamos a examinar el caso más general de especialización y ventaja comparativa de los países. Consideremos el caso del mejor abogado de la ciudad que también es el mejor mecanógrafo. ¿A qué debe dedicar el tiempo? ¿Debe redactar y mecanografiar sus propios expedientes o debe dejar el trabajo mecanográfico a su secretaria? 
Es evidente que debe concentrarse en las actividades jurídicas, en las que utiliza más eficazmente sus cualificaciones relativas o comparativas. O enfoquemos el caso desde el punto de vista de la secretaria. 
Esta es una buena mecanógrafa, pero realizar investigaciones judiciales y redactar un expediente sería trabajoso para ella, en el mejor de los casos, e imposible, en el peor. Es en términos absolutos menos eficiente que el abogado tanto en la investigación judicial como en la mecanógrafa, pero es en términos relativos o comparativos más eficiente en la mecanografía. En esta situación, lo más eficiente es que el abogado se especialice en la abogacía y la secretaria en la mecanografía. H patrón más eficiente y productivo de especialización es que los individuos o los países se especialicen en las actividades en las que sean en términos relativos o comparativos más eficientes que otros, lo cual debe suponer que algunos pueden especializarse en áreas en las que sean en términos absolutos menos eficientes que otros. Pero incluso aunque los individuos o los países sean en términos absolutos menos o más eficientes que otros, todas y cada una de las personas y de los países tendrán una clara ventaja comparativa en unos bienes y una clara desventaja comparativa en otros.

viernes, 26 de septiembre de 2014

LA VENTAJA COMPARATIVA DE LOS PAÍSES

EL PRINCIPIO DE LA VENTAJA COMPARATIVA 

Es simplemente de sentido común que los países producen y exportan bienes para los que están excepcionalmente cualificados. Pero existe un principio más profundo que subyace a todo el comercio —al que tiene luy.ar en el seno de una familia, dentro de un mismo país y entre los países y que va más allá del sentido común. Sryww el principio de la ventaja comparativa, un país puede beneficiar se del comercio incluso aunque sea, en términos absolutos, más eficiente (o menos eficiente) que otros en la producción de todos los bienes.

Sentido poco común 

Supongamos que Estados Unidos tiene un mayor nivel de producción por trabajador (o por unidad de factor) que el resto del mundo en la fabricación de computadoras y de acero. Pero supongamos que es relativamente más eficiente en la fabricación de computadoras que la de acero. Por ejemplo, su productividad es un 50 por ciento mayor que la de otros países en las computadoras y un 10 por ciento mayor en el acero. En este caso, sería beneficioso para él exportar el bien en el que es relativamente más eficiente (las computadoras) c importar el bien en el que es relativamente menos eficiente (el acero). 
Consideramos el caso de un país pobre como la India. ¿ qué esperanza puede tener la empobrecida India, cuya productividad por trabajador no es más que una fracción de la productividad de los países industrializados, de exportar textiles o trigo? Sorprendentemente, según la doctrina de la ventaja comparativa, la India puede comerciar y comerciará exportando los bienes en los que sea relativamente más eficiente (como el trigo y los textiles) e importando los bienes en los que sea relativamente menos eficiente (como las turbinas y las supercomputadoras). 
  El principio de la ventaja comparativa establece que cada país se especializará en la producción y la exportación de los bienes que puede producir con un coste relativamente bajo (en los cuales I; es relativamente más eficiente que los demás) e importará los bienes que produzca con un coste relativamente elevado (en los cuales es relativamente menos eficiente que los demás). 
Este sencillo principio constituye la base inconmovible del comercio internacional.

jueves, 25 de septiembre de 2014

LA VENTAJA COMPARATIVA Y EL PROTECCIONISMO

Filosóficamente, el [NAFTA] es maravilloso, pero desde un punto de vista realista será malo para nuestro país. Va a crear una gigantesca sangría en Estados Unidos en un momento en el que necesitamos que entre empleo, no que salga. Los salarios mexicanos subirán a 7,5$ por hora y los nuestros bajarán a 7,5$ por hora. H. Ross Perot, criticando el Acuerdo Norteamericano de Ubre Comercio (NAFTA) en 1993 

Muchos norteamericanos ven con recelo, al igual que Perot, el comercio internacional. Oyen las campañas publicitarias que dicen «compre americano». Ven a sus vecinos conducir un automóvil extranjero, mientras los trabajadores norteamericanos del automóvil no encuentran trabajo. Y leen en los periódicos que otra empresa industrial se ha trasladado a México, Malasia o Irlanda. Sin embargo, los economistas de casi todo el mundo y de todas las convicciones políticas han marchado a otro son. La economía nos enseña que el comercio internacional es beneficioso para los países. Fomenta la especialización y aumenta las posibilidades de consumo de un país. Japón vende cámaras fotográficas norteamericanas; Estados Unidos vende computadoras a Australia; Australia cierra el círculo vendiendo carbón a Japón. Especializándose en sus áreas de mayor productividad relativa, cada país puede consumir más de lo que puede producir por sí solo. Esta es la esencia sencilla, aunque escurridiza, del comercio exterior que presentamos en este capítulo.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

RESUMEN - LA OFERTA AGREGADA. EL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y LA POLÍTICA MACROECONÓMICA Part 2

B. Aumentar e\ crecimiento a largo plazo 


4. Recuérdese la máxima: «la productividad no lo es todo, pero a largo plazo lo es casi todo». La capacidad de un país para mejorar su nivel de vida con el paso del tiempo depende casi enteramente de su capacidad para mejorar las tecnologías y el capital utilizado por la población trabajadora. 

5. La tasa nacional de ahorro ha disminuido extraordinariamente en Estados Unidos durante la última década. Algunos estudios culpan en gran medida al creciente déficit fiscal del gobierno federal. 

6. La mayoría de los economistas cree que la reducción del déficit federal es la mejor manera de aumentar actualmente la tasa nacional de ahorro. Para ello es necesario reducir el nivel de consumo de pleno empleo y conseguir que la producción se encuentre en su nivel potencial con el fin de que el aumento deseado del ahorro no termine simplemente en una reducción del gasto y de la producción. El conjunto de medidas económicas de Clinton aprobado en 1993 da un paso en el camino de reducción del déficit al subir los impuestos y recortar el gasto militar. 

7. Las medidas destinadas a aumentar la inversión deben tener en cuenta el hecho de que la riqueza de un país va más allá de la inversión empresarial y comprende otros tipos de riqueza tangible e intangible, especialmente capital humano. 

8. El fomento del crecimiento económico también significa mejorar el ritmo de crecimiento de la productividad total de los factores, que mide la producción total por unidad de todos los factores. El principal papel del Estado es garantizar la existencia de libres mercados, fomentar la competencia y financiar la ciencia básica y la tecnología.

martes, 23 de septiembre de 2014

RESUMEN - LA OFERTA AGREGADA. EL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y LA POLÍTICA MACROECONÓMICA Part 1

A. La gestión del ciclo económico 
  1. Los países han de hacer dos consideraciones cuando fijan la política monetaria y fiscal: el nivel adecuado de demanda agregada y la mejor combinación de medidas monetarias y fiscales. La combinación de medidas fiscales y monetarias contribuye a determinar la composición del PIB. Una estrategia de elevada inversión exigiría un superávit presupuestario, así como una política monetaria expansiva. En la práctica, se ha adoptado una política fiscal muy suave y una política monetaria dura, receta segura para conseguir un bajo cociente entre la inversión y el PIB y un lento crecimiento de la producción potencial. 
  2. La política fiscal se ha convertido en un instrumento menos útil para la política de estabilización. Por consiguiente, para intentar estabilizar la economía. Estados Unidos recurre actualmente casi por completo a la política monetaria. En los modelos econométricos, que utilizan técnicas estadísticas para estimar la influencia de los cambios de la política monetaria en la macroeconomía, se observa en general que los cambios de la oferta monetaria afectan sobre todo a la producción a corto plazo y que conforme pasa el tiempo, cada vez es mayor la influencia en el PIB nominal que se refleja en los precios y los salarios tendenciales. 
  3. ¿Deben seguir los gobiernos unas reglas fijas o adoptar medidas discrecionales? En la respuesta intervienen tanto la economía positiva como los valores políticos. Los conservadores suelen defender las reglas y los liberales abogar por una sintonización perfecta de la política monetaria con el fin de alcanzar los objetivos económicos. Más básica es la cuestión que se refiere a la conveniencia o no de adoptar medidas activas y discrecionales para estabilizar o desestabilizar la economía. Los economistas destacan cada vez más la importancia de las políticas creíbles, ya se basen en reglas fijas o en un liderazgo sensato.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Despedida

Tras la revolución keynesíana, las democracias capitalistas creían que podía florecer y crecer rápidamente atenuando al mismo tiempo los extremos del desempleo y la inflación, la pobre/a y la riqueza, los privilegios y la privación. Muchos de estos objetivos se cumplieron cuando las economías de marcado atravesaron un período nunca visto do expansión de la producción y de crecimiento del empleo. los marxistas siempre han afirmado que el capitalismo estaba condenado a caer en una catastrófica depresión; los ecologistas han señalado preocupados que las economías de mercado va a ahogarse en sus propios humos y deshechos, y los libertarios temen que los remedios patrocinados por el Estado sean peores que la enfermedad. Pero los pesimistas han pasado por alto el espíritu de empresa al que da rienda suelta el libre mercado y que conduce a una continua corriente de mejoras tecnológicas. La despedida de John Maymud Keynes, tan oportuna hoy como en épocas pasadas, constituye una buena conclusión a nuestro estudio de la macroeconomía: 
  Es la empresa la que construye y mejora la riqueza mundial. Si la empresa esta alerta, se acumula riqueza independientemente de lo que ocurra con la frugalidad; y si está dormida, la riqueza disminuye independientemente de lo que haga la frugalidad.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Fomentar el avance tecnológico - II

Fomentar la oferta de nuevas tecnologías. Para acelerar el crecimiento económico, es necesario desplazar la frontera tecnológica aumentando la oferta de inventos y asegurarse de que hay una demanda suficiente de las tecnologías avanzadas existentes. Los gobiernos pueden fomentar la oferta de nuevas tecnologías de tres formas.
En primer lugar, pueden asegurarse de que la ciencia básica, la ingeniería y la tecnología reciben suficientes recursos. En este sentido, el líder mundial en los últimos cincuenta años ha sido Estados Unidos, donde las empresas han sufragado la investigación aplicada y el Estado ha financiado generosamente la investigación de las mejores universidades.
Especialmente destacadas han sido las impresionantes mejoras de la tecnología biomédica que se han traducido en nuevos fármacos y equipo que benefician directamente a los consumidores en su vida diaria. Actualmente, las empresas japonesas y norteamericanas están suponiendo un reto para la investigación y el desarrollo (I + D) comercial y con fines de lucro de Estados Unidos.
El Estado fomenta la investigación con fines de lucro por medio de un fuerte sistema de patentes, reglamentaciones predecibles y poco onerosas e incentivos fiscales, como la deducción fiscal por I + D.
En segundo lugar, los gobiernos pueden mejorar las tecnologías en su país fomentando la inversión de empresas extranjeras. A medida que algunos países alcanzan y (ras pasan la frontera tecnológica de Estados Unidos, también pueden contribuir cada vez más a los conocimientos do Estados Unidos estableciéndose en ese país. 
En la última década, algunos fabricantes japoneses de automóviles se han instalado en Estados Unidos y algunas planta* de pro piedad japonesa han introducido nuevas tecnologías y si s temas de gestión que han beneficiado tanto .1 los accionistas japoneses como a la productividad de lisiados Unidos.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Fomentar el avance tecnológico - I

Aunque es fácil ver el avance tecnológico fomenta el crecimiento de la productividad y del nivel de vida los gobiernos no pueden obligar a los individuos a pensar más tiempo o de una manera más inteligente. Los países socialistas basados en un sistema de planificación central utilizaban «palos» para fomentar la ciencia, la tecnología y la innovación, pero sus esfuerzos fueron infructuosos porque ni no existían ni las instituciones ni las «zanahorias» necesarias para fomentar tanto la innovación como la introducción de nuevas tecnologías. Paradójicamente en conjunto los países que han obtenido mejores resultados son los que menos han hecho. La existencia de libres mercados de trabajo, capital, productos e ideas ha resultado ser el suelo más fértil para el cambio tecnológico Dentro del marco de los libres mercados, los gobiernos pueden fomentar el cambio tecnológico tanto fomentando las nuevas ideas como asegurándose de que se utilizan eficazmente las tecnologías. La política económica puede centrar la atención tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda.
Fomentar la demanda de tecnologías mejores. El mundo está lleno de tecnologías superiores que no se han adoptado: de lo contrario, ¿podríamos explicar las inmensas diferencias tecnológicas que muestra el Cuadro 33-5? Antes de s er cómo ofrecer nuevas tecnologías, los gobiernos deben ayudar, pues, a conseguir que las empresas y las industrias se encuentren en la frontera tecnológica, que es la mejor tecnología en cualquier lugar. La lección principal en este caso es que «la necesidad es la madre de la invención». 
En otras palabras, la existencia de una feroz competencia entre las empresas y las industrias es la disciplina última que garantiza la innovación De la misma manera que los corredores obtienen mejores resultados cuando tratan de correr más que sus rivales, así las empresas tienen incentivos para mejorar sus productos y procesos cuando las vencedoras reciben fama y fortuna, mientras que las rezagadas pueden quebrar.
La existencia de una feroz competencia se refiere tanto a los competidores interiores como a los extranjeros En el caso de los países grandes que se encuentran en la frontera tecnológica. Ja competencia interiores necesaria para fomentar la innovación. El movimiento en favor de la liberalización de las dos últimas décadas ha llevado la competencia a los sectores del transporte aereo, la energía, las telecomunicaciones y las finanzas y ha producido espectaculares efectos positivos en la innovación. Por lo que se refiere a los países pequeños o tecnológicamente atrasados, la competencia procedente de las importaciones es fundamental para adoptar tecnologías avanzadas y conseguir la competencia en el mercado de productos.

viernes, 19 de septiembre de 2014

EL ESPÍRITU DE EMPRESA

Esto nos lleva al .segundo gran determinante de los resultados económicos a largo plazo de un país: su ritmo de avance tecnológico. El índice exacto del cambio tecnológico es la productividad total de los factores, que mide Ta producción total por unidad de todos los factores. El avance tecnológico es complementario de la intensificación del capital, pero es quizá aun más importante. Ni tomáramos los trabajadores de 1895 y duplicáramos o triplicáramos su capital en caballos, cañadas y abacos, su productividad aun no podría aproximarse a la de los trabajadores actuales que utilizan enormes tractores, superautopistas y supercomputadoras.

jueves, 18 de septiembre de 2014

La inversión no empresarial - II

Independientemente de que se invierta en equipo, tecnología médica, educación universitaria o reforestación, si los tipos de interés reales son más bajos, se fomentará la inversión. En algunas áreas de inversión, especialmente en la educación y la sanidad, los gobiernos tienen grandes responsabilidades. 
En Estados Unidos, la educación preuniversitaria es financiada y gestionada por las administraciones de los estados y los municipios. 
El capital humano se mejora principalmente aumentando la eficiencia de las escuelas públicas más que limitándose a asignarles más dinero. La educación universitaria es un interesante caso. Algunos estudios sugieren que la inversión en capital humano que suponen los estudios universitarios tiene un rendimiento del orden de un 10 por ciento al año. 
El fomento de la inversión privada o la asignación de fondos públicos para aumentar la enseñanza universitaria es una forma intangible de mejorar la productividad y de aumentar el crecimiento económico y beneficia indirectamente a los individuos. Algunos economistas han afirmado que el Estado también tiene un papel especial que desempeñar en otras áreas de la economía, especialmente en el gasto en infraestructura pública. 
En los últimos 10 años, ha surgido un acalorado debate sobre la posibilidad de aumentar la productividad de Estados Unidos gastando más en áreas tradicionales como las autopistas, los puentes, los aeropuertos y otros aspectos de la infraestructura pública, así como en nuevas áreas como la «superautopista de la información». Parece que se ha llegado a la conclusión de que en algunas circunstancias limitadas el aumento del gasto en infraestructura puede influir poderosamente en la productividad. 

El aumento de la inversión para acelerar el crecimiento debe ser una política amplia que afecte no sólo a la inversión empresarial sino también a la riqueza humana y tecnológica y a otros tipos de riqueza tangible e intangible.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

La inversión no empresarial - I

¿Cuáles son los componentes del stock de capital de un país? El Cuadro 33-8 muestra los principales. El análisis de la necesidad de aumentar la inversión suele centrar la atención en la reducida proporción del capital del país formado por la planta y el equipo de las empresas. A muchos economistas les preocupa principalmente el equipo de las empresas porque los avances tecnológicos (como los que se derivan de la revolución electrónica en los campos de la informática y las comunicaciones) se plasman en nuevo equipo, por lo que el aumento de la inversión en esta área acelerará el crecimiento de la productividad. Pero la riqueza nacional es un concepto mucho más amplio, por lo que no debemos limitarnos a examinar la inversión empresarial.
¿Qué pueden hacer los gobiernos para fomentar la intensificación del capital fuera del área de la inversión empresarial? Lo más importante es que la modificación de las medidas fiscales y monetarias y la adopción de una política fiscal restrictiva y una política monetaria suave fomentarán automáticamente la inversión privada en todas las áreas, ya que reducirán los tipos de interés reales y aumentarán el atractivo de los futuros flujos de renta.

lunes, 15 de septiembre de 2014

El conjunto de medidas económicas de Clinton

El presidente Bill Clinton prometió al tomar posesión que centraría la atención como un rayo láser en la economía y presentaría un gran plan económico, que fue aprobado por el Congreso en forma de Budget Act en 1993. Esta medida tenía por objeto reducir el déficit presupuestario federal principalmente por medio de un enfoque orientado hacia la renta consistente en subir los impuestos y reducir el gasto público: no contenía ningún incentivo importante orientado hacia los precios. Los principales elementos del conjunto de medidas de Clinton eran los siguientes:

• Subidas de los impuestos. La medida contiene una serie de subidas de los impuestos, que afectan principalmente a los individuos de renta alta. Comprenden una subida del tipo impositivo marginal máximo a un 39,6 por ciento, una subida de las cotizaciones a la Seguridad Social de los que ganan más y una pequeña subida del impuesto sobre la gasolina. Los senadores de los estados productores de energía rechazaron una propuesta consistente en establecer un elevado impuesto verde» sobre la energía. 
• Reducciones de los gastos. El conjunto de medidas de Clinton continuó reduciendo paulatinamente la guerra fría introduciendo grandes recortes en el gasto de defensa. Existen otros recortes del gasto obligatorios, pero las decisiones sobre el reparto entre los diferentes programas se han dejado para el futuro. 
• Pago de los intereses de la deuda. A medida que aumenta la deuda, se produce un círculo vicioso de deuda, pago de los intereses de la deuda, aumento de los déficit y aumento de la deuda. Los programas de reducción del déficit desencadenan un círculo virtuoso. Como consecuencia de la reducción del déficit, se prevé que los intereses anuales que habrá que pagar disminuirán en 21.000 millones de dólares en 1998. 
• Reducción del déficit. El efecto neto de todas estas medidas es una reducción prevista del déficit de 144.000 millones de dólares en 1998; este rcc. iO se deberá por igual a las subidas de los impuestos y a las reducciones del gasto. Esto representa una reducción de un 1,8 por ciento del PIB en 1998.

El conjunto de medidas de Clinton fue un paso importante en el camino que lleva al restablecimiento del equilibrio fiscal en Estados Unidos. Pero este camino aún está lleno de peligros y obstáculos ocultos. Aun cuando todo funcionara conforme a lo previsto, el presupuesto federal seguiría mostrando un déficit del 2,5 por ciento del PIB en 1998. Si la economía entra en una recesión, ésta empeoraría el déficit y la deuda y obligaría a pagar más intereses sobre la deuda. Por otra parte, las proyecciones indican que los tipos de interés seguirán siendo bajos para los patrones históricos. Por último, la incertidumbre existente respecto a la expansión y la reforma del sistema de asistencia sanitaria amenaza con devolver los déficit a la senda ascendente.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Aumentar el ahorro nacional

Cómo puede aumentar un país su tasa de ahorro? Para aumentarla es necesario reducir el nivel de consumo de pleno empleo y asegurarse de que el aumento de la inversión deseada se destina realmente a inversión. En otras palabras, es necesario modificar la política monetaria y fiscal para aumentar la tasa de ahorro y asegurarse al mismo tiempo de que no disminuye la demanda agregada. 
Aunque pocas personas ponen en cuestión la conveniencia de que aumente el ahorro nacional, actualmente los economistas se preguntan si debe utilizarse un enfoque orientado hacia la renta o un enfoque orientado hacia los precios. Los enfoques orientados hacia la renta consisten en modificar la combinación de medidas monetarias y fiscales reduciendo el desahorro público y el consumo privado y estimulando al mismo tiempo la inversión por medio de una reducción de los tipos de interés. 

Los macroeconomistas que creen que el gran déficit federal es el causante de la disminución del ahorro nacional registrada en los años ochenta consideran que la reducción del déficit es el remedio para la década de 1990. Otros economistas ponen énfasis en las medidas orientadas hacia los precios, es decir, en los incentivos económicos para aumentar el ahorro y la inversión. Entre esas medidas se encuentran el aumento de la tasa de rendimiento de la inversión o del ahorro bajando los impuestos sobre la renta de capital o las ganancias de capital o aumentando el rendimiento de la inversión mediante deducciones fiscales por inversión o normas que permitan llevar a cabo una depreciación más rápida. La década de 1980 sirvió de laboratorio para adoptar medidas orientadas hacia los precios, ya que los tipos de interés reales después de impuestos subieron vertiginosamente durante este periodo. 
El hecho de que la tasa personal de ahorro disminuyera sugiere que las medidas orientadas hacia los precios podrían ser insuficientes por sí solas para aumentar el ahorro nacional.