lunes, 16 de septiembre de 2013

Principales cláusulas de las emisiones de acciones preferentes - II

Convertibilidad. Aproximadamente el 40 por ciento de las acciones preferentes que se han emitido en años recientes son convertibles en acciones comunes. Por ejemplo, cada acción de capital preferente de la clase J de Enron con valor de $10.50 puede convertirse en 3.413 acciones de su capital común a opción de los accionistas preferentes. (La convertibilidad se expone con detalle posteriormente dentro de este capítulo.) Otras cláusulas. Algunas otras cláusulas que ocasionalmente aparecen en las acciones preferentes incluyen las siguientes:
  • Derechos de votación. A los accionistas preferentes generalmente se les proporciona el derecho de votar por los directores de la empresa cuando la compañía no ha pagado el dividendo preferente durante un periodo específico, tal como diez trimestres. Esta característica motiva a la administración a hacer todo esfuerzo posible por pagar los dividendos preferentes. 
  • Participación. Un tipo muy poco común de acción preferente es aquel que participa con las acciones comunes en la repartición de las utilidades de la empresa. Las acciones preferentes de tipo participativo generalmente se desarrollan de la siguiente manera: a) se paga el dividendo preferente declarado (por ejemplo, $5 por acción); b) la acción común adquiere entonces el derecho a recibir un dividendo hasta por el monto del dividendo preferente; c) si el dividendo común aumenta, digamos a $5.50, el dividendo preferente debe igualmente aumentarse a $5.50. 
  • Fondo de amortización. En el pasado (antes de mediados de los setenta), pocas emisiones preferentes tenían fondos de amortización. Sin embargo, hoy en día las acciones preferentes emitidas más recientemente tienen fondos de amortización que exigen la compra y el retiro de un porcentaje dado de las acciones preferentes cada año. Si el monto es del 2 por ciento, el cual se usa frecuentemente, la emisión preferente tendrá una vida promedio de 25 años y una vida máxima de 50 años. 
  • Cláusula de reembolso. Una cláusula de reembolso proporciona a la corporación emisora el derecho de reembolsar las acciones preferentes para su redención. Como en el caso de los bonos, las cláusulas de redención generalmente afirman que la compañía deberá pagar un monto superior al valor a la par de las acciones preferentes, y dicha suma adicional recibe el nombre de prima de reembolso. Por ejemplo, las acciones preferentes de la Trivoli Corporation con valor a la par de $100 y al 12 por ciento, emitidas en 1988, no serán reembolsables durante 10 años, pero pueden reembolsarse a un precio de $ 112 después de 1998. 
  • Vencimiento. Antes de mediados de los setenta, la mayoría de las acciones preferentes eran perpetuas (no tenían fecha de vencimiento y no necesitaban liquidarse nunca). Sin embargo, hoy en día la mayoría de las acciones preferentes nuevas tienen un fondo de amortización y por lo tanto tienen también una fecha efectiva de vencimiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario