domingo, 15 de septiembre de 2013

Principales cláusulas de las emisiones de acciones preferentes - I

Las acciones preferentes tienen varias características, las más importantes de las cuales se exponen en las siguientes secciones. 
Prioridad sobre los activos y sobre las utilidades. 
Los accionistas preferentes tienen prioridad sobre los accionistas comunes con respecto a las utilidades y a los activos. 
De tal forma, se deben pagar los dividendos sobre las acciones preferentes antes de que puedan pagarse dividendos sobre las acciones comunes y, en caso de una bancarrota, los derechos de los accionistas preferentes deben quedar satisfechos antes de que los accionistas comunes puedan recibir algo. Para reforzar estas características, la mayoría de las acciones preferentes tienen requerimientos de cobertura similares a los de los bonos. Estas restricciones limitan el monto de las acciones preferentes que una compañía puede usar, y también requieren de un nivel mínimo de utilidades retenidas antes de que se puedan pagar dividendos comunes. 
Valor a la par. A diferencia de las acciones comunes, las acciones preferentes siempre tienen un valor a la par (o su equivalente bajo algún otro nombre), y este valor es muy importante. Primero, el valor a la par establece el monto adeudado a los accionistas preferentes en caso de una liquidación. Segundo, el dividendo preferente se expresa a menudo como un porcentaje del valor a la par. Por ejemplo, una emisión de acciones preferentes de Duke Power tiene un valor a la par de $100 y un dividendo de 7.8 por ciento del valor a la par. Desde luego, se producirían los mismos resultados si esta emisión de acciones preferentes de Duke simplemente requiriera de un dividendo anual de $7.80.
Dividendos acumulativos. La mayoría de las acciones preferentes proporcionan dividendos acumulativos; es decir, cualesquiera dividendos preferentes que no se hayan pagado en periodos anteriores deberán quedar cubiertos antes de que se puedan pagar cualesquiera dividendos comunes. La característica acumulativa es un dispositivo de protección, ya que si los dividendos de las acciones preferentes no fueran acumulativos, una empresa podría evitar el pagar dividendos sobre acciones comunes y preferentes durante, digamos, 10 años, volviendo a reinvertir todas sus utilidades y pagando posteriormente un enorme dividendo sobre las acciones comunes pero pagando únicamente el dividendo anual estipulado para los accionistas preferentes. Obviamente, tal acción anularía en una forma efectiva la posición preferente que se supone que deben tener los accionistas preferentes. La característica acumulativa ayuda a evitar tales abusos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario