sábado, 21 de septiembre de 2013

Efectos sobre los estados financieros - I

Los pagos de arrendamiento aparecen como gastos operativos en el estado de resultados de una empresa, pero bajo ciertas condiciones, ni los activos arrendados ni los pasivos bajo el contrato de arrendamiento aparecen en el balance general de la empresa. Por tal razón, cl arrendamiento se denomina frecuentemente como financiamiento fuera del balance general. Este punto se ilustra en el cuadro 21-1 a través de los balances generales de dos empresas hipotéticas, la C (que representa la opción de comprar) y la A (que representa la opción de arrendar). Inicialmente, los balances generales de ambas empresas son idénticos, y ambos tienen razones de endeudamiento del 50 por ciento. Posteriormente, cada empresa decide adquirir activos fijos con un costo de $100. La empresa C solicita en préstamo $100 para hacer la. compra, por lo tanto se registra tanto un activo como un pasivo en el balance general, y su razón de endeudamiento se ve incrementada a 75 por ciento empresa A renta el equipo, por lo tanto su balance general permanece , cambio alguno. El arrendamiento puede requerir cargos fijos tan altos como o aun más altos que, aquellos que provienen del préstamo, y las obligaciones que se han asumido en virtud del arrendamiento pueden ser igual o más peligrosas desde el punto de vista de la seguridad financiera, pero la razón de endeudamiento de la empresa permanece al 50 por ciento.
Para corregir este problema la Comisión de principios de contabilidad financiera (Financial Accounting Standards Board) emitió el FASB No. 13, el cual estáblece que para que una empresa pueda obtener un dictamen de auditoría sin salvedades, las empresas que realicen arrendamientos financieros (o de capital) deberán reexpresar sus balances generales a efecto de reportar los activos arrendados como activos fijos y el valor presente de los pagos futuros de arrendamiento se deberá expresar como una deuda. Este proceso se conoce como capitalización del arrendamiento, y su efecto neto consiste en que obliga a que las empresas C y A tengan balances generales similares, los cuales se asemejarán al balance general de la empresa C después del incremento de activos.
La lógica que respalda el contenido del FASB No. 13 es la siguiente. Si una empresa firma un contrato de arrendamiento, su obligación de hacer pagos de arrendamiento representa un compromiso tan grande como si hubiera firmado un contrato de préstamo. El dejar de hacer los pagos de arrendamiento puede llevar a la quiebra a la empresa de una manera tan segura como lo podría ocasionar el dejar de hacer pagos de principal y de intereses sobre un préstamo. Por lo tanto, un arrendamiento financiero es prácticamente idéntico a un préstamo. Siendo éste el caso, cuando una empresa firma un contrato de arrendamiento, habrá, en efecto, incrementado su 'Verdadera" razón de endeudamiento y de tal manera habrá cambiado su 'Verdadera" estructura de capital. En consecuencia, si la empresa hubiera establecido anteriormente una estructura de capital óptima, y si no hubiera razón para pensar que la estructura de capital óptima hubiera cambiado, entonces el uso del financiamiento por medio del arrendamiento requerirá de un respaldo adicional de capital contable exactamente de la misma manera que lo requeriría el uso del financiamiento por deudas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario